domingo, 7 de febrero de 2010

Vigilia de Resurrección





Nacida de la piedra, luz nacida
del golpe de la piedra, renovada
en la tiniebla de la madrugada,
al alba de la tierra estremecida.



Luz del mundo que corre por las venas
de todo lo viviente, luz de vida,
pleamar de poder, muerte vencida,
flor de calor, perfume de azucenas.



Salta de gozo todo lo creado.
Exulta la Creación en el Esposo,
en la viva presencia del Amado



que vuelve de la muerte, presuroso;
que vuelve, de la vida enamorado,
y en el amor encuentra su reposo.



--------------------------------------------


Soneto escrito por Soledad (http://www.delnosaber.blogspot.com/)


2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Tanto el poema de Dionisio (En el aire arde) como el de Soledad rebosan de devoción por lo absoluto.
    El de Dionisio por la diosa que nos crea y nos nutre, y el de Soledad, por el bienamado henchido con la luz del amor.
    Cantar de los cantares.
    Gracias a los dos por su alabanza en forma de bellísimos sonetos.

    ResponderEliminar