viernes, 12 de febrero de 2010

Nido de la Sonrisa




Esto de amar tan sólo por amar
tiene el vuelo espontáneo de la brisa
que le brota de adentro a ese lugar
donde oculta su nido la sonrisa.


Su fruta, que madura sin cesar,
tiene el sabor de lo que se improvisa
y al hambre se le entrega sin dudar,
dominante tal vez, tal vez sumisa.


Es la fruta del árbol de la vida
y quien la prueba, razonable o loco,
palabra que ya nunca se la olvida


ni su hechizo podrá negar tampoco.
Y así del todo, pero poco a poco,
se aprende que la vida es dar la vida.

-----------------------------------------------------------------






Extraído de "El Viejo Truco de la Novedad" - Vita Preziosa - Editorial Ananda

3 comentarios:

  1. Buena definición de Vida.
    La vida es dar, es despojarse "hoja por hoja" hasta el final...
    Y sí... no es vida la del mendigo que depende absolutamente de los otros. ¿Cómo puede estar vivo y disfrutar todos los sabores y hechizos de la vida alguien que está pendiente de la mano que se le extiende?
    En estos tiempos de tanta mezquindad y competencia en donde se lucha por ser el más vivo y el que más cosas consigue, habría que cambiar la propuesta: ¿A ver quien se anima a estar vivo? Pero... ojo... que la vida es dar!!!

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno, Vita. Este soneto tuyo es realmente alma de diamante, como diría tu querido Flaco Spinetta. Muestra un "camino con corazón", el de abrir los ojos y dejarse llevar por la gran ola de la Mirada. Un besote...

    ResponderEliminar
  3. Amar por amar, mi impulso preferido...

    ResponderEliminar