jueves, 25 de febrero de 2010

Sin tiempo






Hoy se me da por pensar que lo más fascinante de la vida es que demuele sistemáticamente todas las expectativas. Esto de no saber lo que está viniendo, convierte al día de hoy en el último día. Es algo que suena perturbador para los que tienen que pagar todavía muchas cuotas de la hipoteca y ni hablemos de aquellos que acaban de comprarse un auto recién salido de fábrica.
No se trata de una posibilidad, es un hecho. Hoy es el último día.
Este es el eje de toda meditación. No puede haber conciencia de ser para quien está viviendo un día entre tantos. Si empiezo el día engañándome, lo terminaré engañada. De hecho, ya no hay tiempo para empezar ni terminar nada. Cuando se comprende que todas las comprensiones son nada más que maneras de engañarse, desaparece el tiempo. Dicho de otro modo: el tiempo no es más que un invento con el cual pretendemos postergar lo inevitable. Pero lo inevitable no se puede postergar. Está mostrándose aquí y ahora. Aunque cierre los ojos, está presente y a la vista.
Hasta el temor desaparece cuando aparece la luz. Si estoy caminando sobre la cuerda floja, no puedo darme el lujo de albergar ningún temor. Todas mis energías están concentradas en el próximo paso.
Así que, ya está; ahora que no tengo miedo, ahora que estoy iluminada por la demolición de todas las comprensiones, veamos qué soy capaz de hacer con el último día.






-----------------------------------------------------------------




Extraído del libro "El Amor es Todo lo que Hay" - Furia del Lago - Editorial Ananda






11 comentarios:

  1. Me gusta esto de trabajar con la evidencia. Es como si esto, lo que está a la vista, me estuviera nutriendo. Entonces, tengo el día de hoy, tan sólo esto, y de aquí saco la energía, de este ahora.

    ResponderEliminar
  2. Desde el amor en el día de hoy ...
    Un abrazo muy luminoso, Sina

    ResponderEliminar
  3. Hola Furia!

    Algunos chamanes decían que hay que caminar con la muerte sentada en tus hombros. De esa forma tu vida se enfoca y hace presente. De ese modo tu Eres plenamente, sin miedo que aplace ninguna experimentación profunda de la vida.

    Un abrazo danzarín.

    ResponderEliminar
  4. Cuando tenemos el día de hoy como tesoro, oso, somos la energía.

    ResponderEliminar
  5. Gracias,Sina, tu abrazo es luminoso sin metáforas...

    ResponderEliminar
  6. Sí,Teresa, lo dices con toda la claridad que te brota de adentro, por lo visto. Sigamos en danza. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Sí. Es el último día!!!! Al que se cree inmortal, se le va la vida haciendo otros planes, como decía Lennon

    ResponderEliminar
  8. "...el tiempo no es más que un invento con el cual pretendemos postergar lo inevitable. Pero lo inevitable no se puede postergar."
    Qué frase!!!
    Perdón, no se me ocurre otra reflexión más profunda, pero la frase me impactó. De lo mejor que leí últimamente.

    ResponderEliminar
  9. Sí,Graciela, el último día nos deja sin planes. Y entonces la vida se queda a vivir con nosotros...

    ResponderEliminar
  10. A mí me parece, Silvia, que la palabra "inevitable" tiene una energía considerable. Y lo inevitable mismo, aquí y ahora, es la super energía. Por eso impacta. Si tu vicio es el café, por ejemplo, te recomiendo que bebas directamente de lo inevitable. Se puede tomar un café o dos por día, pero de lo inevitable se puede beber todo el tiempo. Es la fuente directa de la existencia...

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar