martes, 9 de febrero de 2010

El beso del instante


Leer este poema del instante
tan sólo puede hacerlo (con la prisa
de la pausa mezclada) la sonrisa
del único lector: el mismo instante.


Más que leerlo, palpitarlo a pleno
o llevarlo a pasear por la leticia
de este fulgor despierto en la caricia
que el corazón desborda de tan lleno.


Dejarlo sin su nombre: que se invente
nombre, semblante, compañero, dios
y aquí lo muestre, lúcido, fulgente.


Y puesto que en un beso besan dos
inventar este beso del instante
que se deja besar por el instante.

----------------------------------------


Extraído de "El Viejo Truco de la Novedad" - Vita Preziosa - Editorial Ananda

2 comentarios:

  1. Bien por este beso del instante sin protagonistas, sólo caricia que llega y se va.

    ResponderEliminar