viernes, 19 de febrero de 2010

El acto puro


El momento que nace es el momento que muere. No puedes hallar dos momentos en ninguna parte, porque tan sólo hay uno.
Acción y reacción, cuando lo ves, se complementan de tal modo que una se transforma en la otra, se devoran a sí mismas.
Sólo te queda el acto, puro en sí mismo, sin divisiones.
Cuando estás presente, tú mismo eres el presente.
Estás muriendo y naciendo al mismo tiempo.
Estás viviendo.
------------------------------------------------------------
Extraído de "Huecos en la Enredadera" - Furia del Lago - Editorial Ananda

6 comentarios:

  1. Una manera muy eficaz de complementar los opuestos. Y provista por la misma energía primordial. La no-dualidad en evidencia.

    ResponderEliminar
  2. Es como en el Tai Chi: un sólo movimiento.
    Gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Tú lo has dicho,Furia: "No puedes hallar dos momentos en ninguna parte, porque tan sólo hay uno.
    Acción y reacción, cuando lo ves, se complementan de tal modo que una se transforma en la otra, se devoran a sí mismas."
    Pica el tábano. Un instante... Acción y reacción.
    Si te dejó picando...la culpa no es del tábano sino del que le da de comer... ja ja ja

    ResponderEliminar
  4. Sí, ahora que lo pienso, el instante es la no dualidad. Gracias Oso

    ResponderEliminar
  5. Hola Paula. El maestro de tai chi enseña distintos movimientos, pero sólo para mostrar que es uno solo. Como la vida. Este comentario tuyo se puede danzar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola Mutis. El tábano del instante, si te pica, te puede contagiar la eternidad. Es un tábano un poco loco.

    ResponderEliminar