sábado, 23 de enero de 2010

Carta de amor




Ah, qué ignorancia espléndida florece
la entrega sin cesar del corazón
a la llama febril de la marcada
circunstancia. Su efímero delirio
se reproduce sólo con estar
y no estar, y hacerlo todo en uno.
De otra manera no podré decírtelo:
si a pensar ya te has puesto, tú eres tú;
y así, lógicamente, yo soy yo.
Pero si dejas de pensar y ahorras
tanta palabra inútil que el deseo
pretende pronunciar, ya no te queda
más que la simple ceremonia lábil
del silencio que todo te lo muestra
cuanto más te lo esconde. Mira bajo
la palabra y verás que esta distancia
surgida entre tú y yo se desvanece
tan sólo con estar pero no estar.
Dicha de ser y hacerlo todo en uno.




_____________________________________________________






Extraído de "Y con eso qué" de Artemisa Freeman - Editorial Ananda

Ilustración: Twilit-Lovers - David Carradine

2 comentarios:

  1. Muy lindo poema. Es cierto el amor nos hace uno, nos funde en lo absoluto. Pensar, especular, éso nos separa... En el acto de amar, no hay distancias...
    Y muy buena la pintura. Qué colores! Ese Carradine es Kung Fu?

    ResponderEliminar
  2. Cada cual cultiva una soledad y todos estamos unidos por la soledad. Eso es lo que me transmite ese poema. En cuanto a la pintura, en efecto, es el mismo Carradine que creció en la ficción con el nombre de "Pequeño Saltamontes"

    ResponderEliminar