jueves, 4 de marzo de 2010

La contraseña


Yo soy Dios, tú eres Dios.

Esa es la clave

de este sabor

exacto a incertidumbre

que al día va

llevando hasta la noche

y hace viajar

la noche hasta la aurora.

Tú eres Dios, yo soy Dios.

Buscas y buscas

y nada encontrarás

sino tu rostro

dibujado en las caras

de los otros.

Una puerta

se abre y más allá

hay otra puerta

que te está esperando;

y ante cada portal,

tu contraseña.

La llave quieres,

y también la clave.

Yo soy Dios, tú eres Dios.

Esa es la clave.


---------------------------------------------------------------------------
---------------------------------------------------------------------------

Extraído de "El Rastro de los Levantinos", de Furia del Lago - Editorial Ananda

1 comentario:

  1. Esa es la clave, ver a Dios en los otros. Qué maravilla, es el secreto revelado.
    "Yo soy Dios, tu eres Dios"
    Saludos.

    ResponderEliminar