sábado, 6 de noviembre de 2010

A dónde ir




Con su Diccionario de Sueños en la mochila, Pobre Curioso avanza por un camino pedregoso rumbo al Jardín de las Delicias.
A un costado del camino, una niña está sentada sobre una rama. El curioso, por supuesto, la mira directamente a los ojos. Y la niña dice:
- ¿Andas en busca de una solución?
Pobre Curioso abre de inmediato el diccionario en la letra “S” y busca la palabra “solución”. Resultado: “Imaginario despliegue de energía que permite descubrir que el problema nunca existió”.
Esto llena de perplejidad a Pobre Curioso, quien susurra para sí mismo: “Entonces la solución tampoco existe”.
La niña, en silencio, ha bajado de la rama y le sonríe. “Se diría que su sonrisa me está corriendo por las venas”, piensa él.
El camino ha desaparecido, por cierto. Ya no tienes a dónde ir, curioso.


*****************************************************************


Extraído del libro "Simplemente Ser", de Furia del Lago - Editorial Ananda

----------------------------------------------
Foto: El bosque y Selene

12 comentarios:

  1. Delicioso, Furia, amiga!
    Me ha encantado la definición de "solución", y con ella, tantos conceptos que se diluyen...

    Disculpa que no te haya visitado desde hace tanto tiempo, pues dispongo de tiempo bastante limitado...
    No obstante, me ha encantado retomar este espacio tan aclarador, sabio y beneficioso.

    Un beso grande, querida!

    ResponderEliminar
  2. Je!, este pasaje tiene cierta dosis de surrealismo y humor, empezando por el Pobre Curioso, buen nombre que le pondría a nuestra parte racional. También, como a Joy, me ha llamado la atención de esa definición de "solución" que soluciona cualquier problema.
    Un abrazo querida Furia!

    ResponderEliminar
  3. Saludos cordiales.

    Ja.ja.ja.
    ¡Excelente!

    Atentamente
    Erick Bojorque

    ResponderEliminar
  4. No hay problemas, no hay soluciones. El pobre personaje curioso de ensueño no existe...

    Gracias Furia!.

    ResponderEliminar
  5. Cuántos conceptos atesoramos, cuántos creemos necesitar... Cuánto nos cuesta quedarnos desnudos y si así lo hiciéramos su/tu sonrisa "nos correría por las venas" ^^
    un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. sencillamente HERMOSO!!!!

    gracias furia, un cariñoso saludo

    ResponderEliminar
  7. Hola, Joy, siempre bienvenida. La principal idea que se pretende aquí disolver es la famosa idea de que la vida es un problema. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. La onda surrealista, José Manuel, siempre ayuda en esto de romper la solemnidad con que muchos suelen tomarse las cosas, sobre todo la vida como un problema permanente. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Me alegro que te haya gustado, Erik. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Sí, Victoria, es verdad. Todo está visto a través de nuestras gafas de colores, de los conceptos. En cuanto se derrumban esas ideas, descubrimos la desnudez esencial. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Qué bueno que te haya gustado, Santosham. Un abrazo.

    ResponderEliminar