lunes, 22 de noviembre de 2010

Un Vistazo



El simple ser no tiene nombre ni apellido porque, vaya a donde vaya, está siempre en su casa.



Cuando le haces un hogar al mundo en tu corazón, tú tampoco tienes a dónde ir y ambos desaparecen en la revelación del momento: la eternidad despierta.




Llegues a donde llegues, todo es un adiós. Vives la paradoja de estar donde no estás.
Desde la eternidad, la única mirada está viendo a través de tus ojos cómo aparecen y desaparecen las ilusorias obras del ilusorio tiempo.
“Quédate aquí y echa un vistazo”, te dice.


**************************************************


Extraído del libro "Simplemente Ser", de Furia del Lago - Editorial Ananda
---------------------------------------------------
Foto: Las Dos Sofías (Autorretrato Doble)

12 comentarios:

  1. Grande, sabio y profundo y, al mismo tiempo simple...simplemente Ser.

    Un abrazo y Gracias Furia del lago.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Furia!.

    Echemos un vistazo... a esa maravilla de creación...

    ResponderEliminar
  3. Hola Furia :Que grande

    Enseñarás a volar, pero no volaran tu vuelo. Enseñarás a vivir pero no vivirán tu vida. Sin embargo "QUEDATE AQUÍ Y ECHEMOS UN VISTAZO”
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  4. Gracias querida Furia, por la simple sabiduría de tus palabras.
    Echemos un vistazo a las ilusorias obras del ilusorio tiempo.
    Abrazos, ilusorios?

    ResponderEliminar
  5. "La eternidad despierta", enorme querida Furia, gracias por compartir estas joyas.
    Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  6. lo BELLO si breve, dos veces BELLO!!!

    Gracias Furia, por este transparente mensaje
    un saludo con cariño

    ResponderEliminar
  7. Gracias a ti, Aviló, por tu presencia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Nanako. Compartamos estos prodigios. Un besote.

    ResponderEliminar
  9. Así es, Silvia. Todo es ilusión y todo es milagro. Como éste, nuestro encuentro. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  10. Gracias a ti, José Manuel, por compartir tus riquezas conmigo y con todos estos compañeros de viaje. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Que la brevedad del instante hable por sí misma, Santosham. Un abrazo.

    ResponderEliminar