domingo, 28 de noviembre de 2010

Arquero y arco



Un proverbio de la tribu Ashanti aclara que “el arquero no vino al mundo con arco”. Y es aclaración ociosa pero harto necesaria, porque nuestro olvido más fuerte, el olvido de sí mismo, suele cubrirnos con un velo esto que a la vista está.
Disparatado en su comportamiento (basta con echar un vistazo al periódico de hoy o al noticiero de la televisión), el ser humano padece de civilización afiebrada, una enfermedad contagiosa y mortal cuya patología no figura en los libros de medicina ni de psicología, pero atesora como principal efecto el de cegar los ojos y aturdir los oídos, síntoma que invalida sus mejores esfuerzos hasta el ahogo por evidencia.
Por eso, el arquero anda buscando una diana donde clavar su flecha y así es como inventa una distancia entre lo que llama “el mundo” y él mismo, absurda disposición de un soñador en su lecho de nubes conceptuales. Primero inventas una separación entre “yo y el mundo” y luego te aplicas con esfuerzo, fervor y devoción a buscar armonía entre ambos conceptos. La evidencia te dice que mientras haya separación no puede haber armonía, pero tú estás mirando un paisaje distinto. Otro viejo proverbio asegura que “todas las olas pertenecen al mismo mar”, pero no te lo enseñan en la famosa escuela de la calle.
A todo esto, el arquero pretende un mundo en donde mostrar sus habilidades y su sapiencia, ejercicio de voluntad que lo encarama en un pedestal ilusorio, apto para contraer las más variadas alucinaciones, esto sin contar los estragos causados en una salud bombardeada por la locura orgánica.
Se cuenta que un día el ascensor de un edificio falló y dejó a varias personas atrapadas. Una señora vio un letrero en el que aparecían dos números telefónicos de emergencia, marcó el primero de ellos y explicó la situación.
Después de lo que pareció ser un silencio muy prolongado, la voz del otro lado de la línea (el famoso Anselmo Cataldo) respondió:
- No sé qué espera que haga por ustedes; yo soy psicólogo.
- ¿Psicólogo? – dijo la mujer -. Su teléfono aparece aquí como un número de emergencia. ¿Nos puede ayudar?
- Bien – dijo finalmente Cataldo en un tono mesurado - ¿Cómo se sienten ustedes, estando allí, atrapados en un ascensor?
Quedarse a vivir en la rutina es el deporte preferido del mamífero vestido. Es su mentalidad la que inventa este mundo dual, de color humano, y a partir de la división las soluciones se convierten en problemas y viceversa.
El mundo del Karma es el mundo de la dualidad. Karma significa acción y reacción. Pero el Dharma es el acto y el acto es la superación de ese mundo dual, está más allá de acción y reacción. El acto expulsa fuera de sí acción y reacción para seguir siendo el acto, es decir, lo inexistente. Si en el mundo del Karma el ascensor quedase atascado, la meditación no te libraría de haber quedado entre el séptimo y el octavo piso. Lo mejor, en estos casos, es conseguir que alguien te saque del ascensor.
Pese a todo ello, lo más disparatado de esta situación (para la mentalidad convencional) es que el Karma no existe. No es más que un mundo imaginario. Te pones a la orilla del océano y miras llegar una ola y otra ola. Y si quieres las puedes ir contando; una ola, dos olas, tres olas. Pero siempre hay un solo mar.
En apariencia, tú eres arquero cuando tienes el arco en tus manos. Pero eso es una figura creativa, un mero desempeño en el mundo de los fenómenos. Dejas el arco a un lado y te das cuenta de que no eres eso, sino que formas parte de una inteligencia no personal, así como la ola es un rulo del océano.


********************************************************


Extraído del libro "Simplemente Ser", de Furia del Lago - Editorial Ananda

13 comentarios:

  1. Nuestra mente condicionada siempre separando: una ola, dos olas, tres olas... Y Solo hay un mar!!!.

    "Formas parte de una inteligencia no personal, así como la ola es un rulo del océano".

    Gracias Furia!. Un abrazo cósmico!.

    ResponderEliminar
  2. Magnífico Furia

    Ningún comentario, está todo dicho en el post.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Desde luego, Furia, somos el arquero, el arco y las flechas...

    Acaso no son la misma Unidad?...

    Un beso muy grande, amiga, y mil gracias por la claridad de tus maravillosos textos!

    ResponderEliminar
  4. Precioso Furia! En realidad no debe de existir nada, ni Karma, ni Dios, ni nada de nada, meros conceptos para subsistir, solo
    .
    .
    nada!
    Un abrazo de película!

    ResponderEliminar
  5. Me lo has recordado...
    Practiqué tiro con arco japonés durante mas de 3 años, un buen día el instructor (un sensei español con rasgos japoneses -tal era su amor y fe en todo aquello)me dijo: "solo cuando seas uno con el arco, la flecha, la diana y la acción de lanzar podrás decir que te inicias en el tiro con arco" Hasta ese día yo disfrutaba con todo aquello, cuando realmente supe de su "valor" o "trascendencia" perdí la alegría y el disfrute...
    Obviamente dejé la práctica (tal vez entendí que formaba parte de una inteligencia "no personal", no sé... pero ya no me divertía como antes)
    Gracias por el recuerdo Furia, hermosa entrada

    ResponderEliminar
  6. Sí, mientras la identificación con un objeto prosiga, ya sea este objeto físico o conceptual, la separación, la dualidad parece ser un hecho. Si cesa la identificación objetiva, fenoménica, estos ya se se sentirán ni se pensarán como si fuesen diferentes de uno. Es obvio cuando se ve y parece un cuento con innumerables variaciones cuando no.
    Gracias Furia por recordarnos de tan diferentes maneras la no separación.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Hola, Joy. Me alegra de que te sientas activa y con ánimo. Un beso grande, querida.

    ResponderEliminar
  8. Sí, Zanara. Es que, en cuanto te dejas invadir por lo que sucede por sí mismo, entonces nada… Pues nada. ¿Y con eso qué? Un abrazo grandote…

    ResponderEliminar
  9. Hola, Santosham:
    Alguien le preguntó a Wei Po:
    -¿Cuál es la teoría del zen?
    - La teoría es la práctica, respondió Wei Po.
    Asombrado, el discípulo insistió:
    - ¿Y cuál es la práctica del zen?
    - La práctica es la teoría, respondió Wei Po.
    Una manera muy especial de decirle: “Ninguna de las dos sirve para nada”.
    Los niños juegan a la pelota por jugar. Hasta que han crecido lo suficiente para que alguien les envenene la croqueta (la mente, en argentino) y les diga que deben ganarle al enemigo y contar los goles que hacen y todo eso… Ay, ay, ay…

    ResponderEliminar
  10. La no separación es evidente cuando se abren los ojos. Un abrazo, José Manuel.

    ResponderEliminar
  11. Saludos cordiales.

    La consciencia no implica dejar el arco.
    la consciencia invita a vivir el equilibrio entre lo espiritual y lo material.
    Ambos dependientes.
    Ambos el todo.

    Atentamente
    Erick

    ResponderEliminar