jueves, 31 de marzo de 2011

El Hogar


En sus épocas

de principiante,

el marino piensa

que el hogar es apenas

una barca

que surca el océano

infinito de la vida.

Hasta que descubre

que el hogar es,

precisamente,

ese océano sin bordes

de la vida.


------------------------------


Extraído del libro "Costumbre de Perder la Costumbre", de Furia del Lago - Editorial Ananda

12 comentarios:

  1. Ese magnífico y sereno océano de la vida...

    Gracias!!.

    ResponderEliminar
  2. Clara y bella imagen. ¡A zambullirse en el océano-vida! (del que solo nos distinguimos-separamos imaginariamente).
    Un abrazo Furia!

    ResponderEliminar
  3. como quién embarca a la deriva, con velas de viento y un timón de sol... allí, en aquel mar sin costas.

    gracias Furia, me trae recuerdos de viejos dichos y desdichados apegos.
    Un cariño y un mantecol

    ResponderEliminar
  4. Precioso amiga ... inigualable ... Otro abrazo marino!

    ResponderEliminar
  5. Este marino busca algún significado para su hogar y nuestro hogar es este, sin fronteras llamado vida.
    Un abrazote querida Furia.

    ResponderEliminar
  6. Con este hermoso poema me voy a la deriva .
    Te mando un calido abrazo.

    ResponderEliminar
  7. El abandono, la serenidad y la audacia. Eso es todo lo que hace falta.
    Un abrazo, Gorka.

    ResponderEliminar
  8. Sí, estamos navegando en una vida de la que somos parte. Abrazos, José Manuel.

    ResponderEliminar
  9. Gracias a ti, Santosham (sobre todo por el mantecol).

    ResponderEliminar
  10. El hogar sin fronteras, Nanako, llamado vida… Un besote…

    ResponderEliminar