sábado, 24 de julio de 2010

La soledad se engalana


Un simple pastel de nueces,
luna llena y madrugada,
y en el jardín la callada
manera de alzar sus preces
de las rosas. Por un día,
vienen al mágico mundo
que un sol tímido, sin prisa,
les abre con la armonía
de este misterio profundo
del perfume y de la brisa.
Y mientras el té se enfría,
la noche se hace mañana
sin escapar todavía.
La soledad se engalana
con las formas de la rosa,
de mi ausencia, de este sueño
que se muda en otro sueño,
del viaje de cada cosa
siempre en busca de su dueño.


------------------------------------------------------------


Extraído del libro "El Arte del Acecho", de Furia del Lago - Editorial Ananda



18 comentarios:

  1. Hermoso furia, me ilumino tanta luz.
    Aquel que vive con el amor a flor de piel es poeta
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  2. ...la callada
    manera de alzar sus preces
    de las rosas...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Qué lindo, Furia!

    Coincido plenamente con Nanako, poeta llena de amor y de claridad...

    Un abrazo inmenso!

    ResponderEliminar
  4. Hermoso poema!

    En la soledad se habre
    el perfume de la rosa
    y su rocio al salir el alba.

    Amiga F.D.Lago un abrazo en este dia que comienza.

    ResponderEliminar
  5. Gracias amiga,
    qué bueno poder degustar la belleza a través de las palabras. Hay buenas poetisas en estos blogs, Amelia también nos sorprende a menudo con este arte.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  6. Querida Furia:

    Que hermoso poema, como una buena música nos devuelve al silencio.

    Gracias por tu sensibilidad y un abrazo

    Bea

    ResponderEliminar
  7. Tienen tus letras el perfume de esa rosa que contemplé esta mañana, sensibilidad y elegancia
    Un deleite leerte, tocas todos los palos,a tí te tocaron los dioses, doy gracias por ello

    abrazos amiga, que las musas no te abandonen

    ResponderEliminar
  8. Un clima tangible, sereno, íntimo. Gracias. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Que hermoso Furia
    "Luna llena y madrugada", anoche mismo miraba por la ventana como la luna llena la iluminaba.
    Precioso poema.
    Un abrazo grande
    Silvia

    ResponderEliminar
  10. Sí, Nanako. Y yo creo, como Lautreamont, que la poesía debe ser escrita por todos. Y en cierto modo, eso es lo que hacemos. Cada cual construye el poema de la existencia que le ha tocado. Un besoto.

    ResponderEliminar
  11. Eso es lo que quería transmitir, Amelia. Gracias por tu visita. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. A veces, Joy, como sugiere tu comentario, la imagen poética puede otorgar más claridad, por la indirecta vía de la metáfora, que la imagen ya conocida. Y bueno, por eso nos gusta la poesía. Un abrazo grande, querida.

    ResponderEliminar
  13. Gracias también por tu bella poesía, Peregrina. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Es verdad, José Manuel. Amelia tiene unos poemas de gran profundidad. Y creo que vale la pena recorrer caminos inexplorados en un terreno donde lo conceptual se deshace para mostrar lo no conceptual. Abrazos.

    ResponderEliminar
  15. Ah, sí, Beatriz. Buscar palabras que suenen como notas y señalen al silencio que las escucha, el que mora en el pecho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Tú también eres mi musa, Arianna querida. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Me agrada que puedas entrar en clima, Luciana querida. Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Hola Silvia. Tu comentario me hace acordar de Borges, que para salvar la distancia, o para demostrar que no existe, escribió un haikú. Parafraseando aquel pequeño poema, te envío este haikú:

    La luna llena:
    ella también la mira
    desde su puerta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar