domingo, 20 de febrero de 2011

En Libertad





El folleto dice, literalmente: “Un corazón inmune a placeres y dolores. Eso es lo que se requiere para cursar sin bamboleos circunstanciales ni azarosas geografías nuestro Seminario del Éxtasis”.
Estoy en una cola kilométrica, esperando para ser admitida como participante del Seminario.
- ¿Puede alguien decirme qué estoy haciendo aquí? (Me gusta hacerle preguntas incómodas al espejo).
Nadie responde. Yo misma he olvidado cómo terminé haciendo la cola. Quiero volver a casa.
- Por favor, cuídame el sitio en la fila que voy a ver algo – le digo a un petiso que está detrás de mi puesto.
- Está bien – dice el otro, sin mirarme.
Recorro el camino hacia delante, junto a la fila, hasta que me topo con un paredón altísimo y ancho hasta el horizonte. No entiendo nada. Le pregunto al primero de la fila:
- Pero, ¿cómo? ¿No hay una puerta?
- No, pero seguramente aparecerá alguna en algún momento.
De pronto, se me hace una luz por dentro y lo comprendo todo.
- Qué idiotas, esto es una estafa.
- ¿Acaso no deseas el éxtasis? – pregunta el primero de la cola.
- Ilusos, el éxtasis es dejar de hacer esta fila interminable – declaro rotundamente.
Me voy de allí con paso rápido a través de un parque donde se ve pasear a muy poca gente. Escapo de un sueño, pero entro en otro. Lo sé perfectamente. Con sólo verlo en silencio, el sueño se va disipando delante de mis ojos. Pero sigue ahí, no se disuelve.
Tomo asiento en una banca cualquiera. No tarda en aparecer Lucho, mi amigo de la infancia, que se sienta junto a mí.
- Este asunto de vivir se ha tornado muy raro, ¿no te parece, Vita?
Antes de cualquier respuesta mía, ya se está riendo con esa risita suya tan particular, que siempre me contagia. “¿De qué nos estamos riendo?”, pienso. Lucho me adivina el pensamiento y proclama en voz alta:
- Nos reímos porque de pronto estamos en libertad.
- ¿De veras? Yo siempre quise saber qué es la libertad.
- Ah, no, no. La libertad ignora por completo qué quiere decir la palabra “yo”.
Esto nos produce un ataque de risa mucho más terremótico. Siento que me desintegro en millones de pedazos. Estoy convertida en sólo una mirada, flotando como una nube en un cielo vasto.
- No importa que sueñes con los ojos abiertos o con los ojos cerrados – me dice Lucho -. Mira desde el silencio y el sueño desaparecerá.
Quiero hacerlo y todo se torna borroso.
- No hagas nada, no hagas nada – dice Lucho en mi oído -. Deja que el silencio lo haga por ti. No puedes manipular a la libertad, no puedes hacer nada con ella. Recuerda que la libertad no tiene dueño ni se adueña de nada.
Ahora sí que lo comprendo todo. Las nubes desaparecen repentinamente y el cielo luce límpido, fresco, sin límites.

VITA PREZIOSA
-----------------------------------------------------------------------


Extraído del libro "Calle Libertad", de Vita Preziosa - Editorial Ananda

----------------------------------------
Foto: Plaza Lavalle vista desde Calle Libertad - Buenos Aires

14 comentarios:

  1. ..."- No importa que sueñes con los ojos abiertos o con los ojos cerrados – me dice Lucho -. Mira desde el silencio y el sueño desaparecerá"...He ahí la clave.


    ¿Que otra cosa podría ser el silencio, si no la pura presencia atenta a sí misma...?.

    Siempre genial, Furia.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Saludos cordiales.
    Furia.

    ¿Quién soy?

    Atentamente
    Erick Bojorque

    ResponderEliminar
  3. "Ilusos, el éxtasis es dejar de hacer esta fila interminable – declaro rotundamente".

    Nos "venden" que el éxtasis está en X lugar o en X argumento de X persona y nos lo creemos!!!, Queremos (la falsa identidad quiere) una solución rápida para un éxtasis momentáneo rápido!!. Jajajajaja!! Ilusos que somos!!!!.

    "No hagas nada, no hagas nada – dice Lucho en mi oído -. Deja que el silencio lo haga por ti. No puedes manipular a la libertad, no puedes hacer nada con ella. Recuerda que la libertad no tiene dueño ni se adueña de nada".

    Con lo "fácil" que ES y la tranquilidad que da, que el Silencio puro y eterno "actúe" por nosotros... jajajaja!!. Fácil, si dejamos de buscar provecho claro está; si dejamos morir a lo que no existe...

    Gracias Furia!!.

    Un abrazoeterno sin materia!!.

    ResponderEliminar
  4. "Mira desde el silencio..." Eso es, asomarse a esa ventana.
    Un abrazo amiga!

    ResponderEliminar
  5. Je, "La libertad ignora por completo qué quiere decir la palabra “yo”. Si es que siempre está por medio el dichoso obstáculo que, además, es fantasmal.
    Silencio, Libertad, Vida, no necesitan un "yo" en absoluto.
    Gracias Furia, un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Estar libres de todo incluso del pensamiento, es la esencia de la vida.
    Gracias por tu tiempo compartido .

    ResponderEliminar
  7. Tu comentario es genial, Tina. El silencio es el espejo del silencio. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. “¿Quién soy?” Nunca sabrás la verdad, Erik, porque tú eres la verdad.

    ResponderEliminar
  9. Que el silencio actúe por nosotros, Gorka. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Asomada a la ventana del silencio. Aquí estás. Un abrazo, Victoria.

    ResponderEliminar
  11. Gracias a ti por esa reflexión, José Manuel. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Uh, qué buen comentario, Nanako. Un besote.

    ResponderEliminar