lunes, 7 de febrero de 2011

El País de la Presencia Pura




Para vivir en el país de Simplemente Ser no hace falta hacer ningún viaje. Ya estás en este país, pero si andas por su territorio con los ojos cerrados, no te darás cuenta.



Simplemente Ser no es otra cosa que presencia pura. Cuando puedes darte cuenta de que vives aquí, no eres distinto de la presencia, lo mismo que una gota de agua en el mar es el mismo mar.



Turiya - No puedes ser “Alguien” y respirar en el país de Simplemente Ser.
Angelo Nero - Creo que lo comprendo. Entonces, sólo me queda abandonar esa imagen, esa pretensión de ser alguien.
T - Ni siquiera puedes abandonar ese cúmulo de expectativas que llamas “yo”, porque no sería más que otro artilugio de ese “Alguien” que imaginas ser para continuar su ruta por los caminos imaginarios que conducen al horizonte.
AN - Si yo no puedo abandonar el ego, ¿entonces qué puedo hacer?
T - Por empezar, el ego es imaginario y cuando dices “yo” estás hablando de alguien imaginario. ¿Te parece que ese alguien que no existe puede hacer algo?
AN - No, evidentemente no. Todo lo que haga seguirá siendo mera imaginación. Por lo tanto, no puedo hacer nada para simplemente ser.
T - No tienes que hacer nada. Ya eres simplemente lo que eres. Todo lo otro, ser esto o aquello, ser mejor o peor, ser bueno o ser malo, ser grande o ser pequeño, ser alguien, no es más que una ilusión.



Existe un claro problema de índole idiomática cuando hablamos de alguien. En seguida, la persona que escucha está condicionada a pensar que si no soy “alguien” entonces soy “nadie”. Pero es obvio que no se trata ni de una cosa ni de la otra. Puesto que “alguien” jamás existió, tampoco es posible decir que existe “nadie”.
Al zafar del engañoso juego de los opuestos, solamente queda simplemente ser.
¿Por qué ser? ¿Para qué? Son todas preguntas hechas por alguien. Aquí ha regresado el personaje que pretende controlar la vida y guardar el océano de la inteligencia en el bolsillo de su razonamiento.




Turiya - “Alguien” es un personaje que ha sido inventado para no tropezar dos veces con la misma piedra. El problema es que el propio “Alguien” se ha convertido en la piedra con la cual tropiezas no dos veces, sino a cada rato.
Angelo Nero - Pero si no soy ese personaje, entonces, ¿quién soy yo?
T - Estás dando muchas cosas por sentadas. Dices “yo” sin saber de qué estás hablando. Y luego te preguntas quién es ese yo, sin saber si no se trata más que de una fantasía.
AN - Un personaje soñado le dice a otro personaje soñado: “Despierta, estúpido”.
T - Tal cual.




Se tropieza dos veces con la misma piedra cuando estás yendo hacia cualquier parte.
Simplemente Ser: un país donde no necesitas viajar, porque ya estás aquí, en la Presencia Pura.





Angelo Nero - Pero es evidente que estoy en este cuerpo y eso me hace creer que soy alguien separado.
Turiya - Bah, ésas tan sólo son bobadas. Dentro de unos días ya no estarás más en este cuerpo. ¿Quién eres tú, entonces?
AN - Un fantasma.
T - Eso has creído. Y cuando te vayas de este cuerpo descubrirás que ese fantasma no existía. Pero eso es algo que puedes ahora mismo descubrir.
AN - Supongamos que ese alguien que yo creo ser admite la Presencia Pura. ¿Qué pasaría entonces?
T - Alguien descubriría que sólo era una fantasía. En este caso, aunque rancia, aprecio la analogía de la gota de agua. La gota admite que es el mar. ¿Qué ocurre entonces? Que simplemente seguiría siendo el mar que siempre ha sido.
AN - Pero no una gota separada y distinta.
T - No, ésas tan sólo son tonterías.



Tú no puedes concebir a la Presencia Pura. Es ella, la presencia, la que te concibe a ti.


************************************************


Extraído del libro "Simplemente Ser", de Furia del Lago - Editorial Ananda

8 comentarios:

  1. Vaya conversación entre Turiya y Angelo Nero!!:

    "Todo lo que haga seguirá siendo mera imaginación. Por lo tanto, no puedo hacer nada para simplemente ser".

    Así es... sólo observar desde el corazón, estar atentos al presente que siempre somos... y la mente se aquieta, el ego se funde con la fuente... claro, esto es "no hacer nada".

    Debemos de tener una personalidad para vivir en este mundo... Pero ¡ojo! no confundamos esa personalidad, ese instrumento, con nuestra verdadera naturaleza!!.

    "Tú no puedes concebir a la Presencia Pura. Es ella, la presencia, la que te concibe a ti".

    Que decir de este post!!. Tanta claridad...

    Un abrazo y gracias siempre, amiga Furia!!.

    ResponderEliminar
  2. ¡Que bueno!.

    Ser "algo" o no ser "nada", siguen siendo verbo y adjetivo, por tanto, aun lejos de la experiencia de Presencia Pura, solo Ser.

    ..."Tú no puedes concebir a la Presencia Pura. Es ella, la presencia, la que te concibe a ti".

    Magnífico. Un abrazo Furia.

    ResponderEliminar
  3. Esa frase final lo dice todo. Como pensamiento no podemos concebir a la presencia, como presencia ya la somos.
    Como siempre unos diálogos "rompedores".
    Un abrazo Furia.

    ResponderEliminar
  4. hOLA FURIA:

    ¿Qué harías? Ni siquiera podes pensarlo porque no hay tiempo ni para pensar. Lo único que podríamos hacer es SER. Ser lo que somos, ese ser que ha estado cubierto, velado por el tiempo.
    cOMO SIEMPRE GENIAL UN BESOTE.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Gorka.
    Imaginar que hago algo, imaginar que soy algo. Eso es imaginar. Convertirme en una imagen de mí misma.
    "¿Y si dejas de imaginar que eres algo para ser lo que realmente eres?"
    Ay, dejar de imaginar. Eso es lo que tanto nos cuesta.
    (Un abrazo)

    ResponderEliminar
  6. Dejar que la presencia nos envuelva y convertirnos en ella misma. Gracias a ti, querida Tina.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Uau, muy bueno, José Manuel. Ya somos presencia, no neguemos lo que somos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Lo único que podemos hacer es ser. Y ya somos. Un besote, Nanako…

    ResponderEliminar