lunes, 6 de septiembre de 2010

Un poco de espuma





El vacío es plenitud. Intentar llenarlo con pensamientos, recuerdos, actividades, esfuerzos, deseos o lo que fuese, no es más que un poco de espuma en el gran océano del vacío. Toda la espuma del mar sigue siendo el mar.



Juan Gómez y María López le dan gran relieve a la espuma, le adjudican una importancia suprema. A veces la espuma tiene forma de éxtasis, a veces de conflicto, a veces de obra de arte. Todo este asunto de la espuma y sus variables formas los tienen arrobados. Tan encantados están por estos juegos de olas que chocan entre sí, que no reconocen ese mismo encantamiento como más espuma.




“Yo soy más importante que tú”, le dice Juan a María. Y ella trata de buscar la aprobación de alguien tan importante.
“Tú, que te crees tan importante, nada puedes hacer sin mí”, replica María.
Todos juegos de la espuma, figuras inciertas que asume el gran océano de la conciencia en la superficie.




De pronto, tan sólo por jugar, esta escena se congela en el escenario de la vida y podemos observarla con los ojos del silencio. Este manojo de espuma está diciéndole a este otro manojo de espuma: “Yo soy más importante que tú”.
Es increíble, dos salpicaduras de olas se sienten diferentes unas de otras.
La escena se descongela, las espumas terminan de estallar y nuevamente vuelven a ser lo que siempre han sido: agua del gran océano.


******************************************


Extraído del libro "El Amor es Todo lo que Hay", de Furia del Lago - Editorial Ananda
-------------------------------------------------
Foto: Faro de La Coruña

16 comentarios:

  1. Me gustó... dejemos que la espuma nos moje y se disuelva, sigamos el juego del agua.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hermoso Furia
    Por momentos un toca creo, la placidez de las aguas del gran océano meciéndote pero bueno, a veces sin darte cuenta caes de bruces entre la espuma, y resulta que hay que nadar bastante para poder salir a la superficie, momentos, el yin y el yang.
    Un abrazo grandote
    Silvia

    ResponderEliminar
  3. Como diría Nisargadatta, simplemente el juego de los cuatro elementos para formar esa espumita marina.
    Gracias querida Furia por esta hermosa, y visual, metáfora.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. "El gran océano del vacío", uhm, ¡qué bella expresión!, siempre tan acertada querida Furia. Y los asuntos de los Juanes y Marías... ¡qué vamos a decir! Mejor reposar en ese océano vacío.
    Gracias amiga, abrazos!

    ResponderEliminar
  5. Que bello Furia;un regalito para vos.

    cuando el mar duerme
    las nubes aprovechan
    para imitarlo
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  6. Nos sentimos separados y ananlizándolo un poquito nomás, podemos ver que es absurdo, que nunca existió tal separación y que todo a nuestro alrededor es una ilusión. Pero distraídos como estamos nos dejamos convencer de que tenemos una vida que nos pertenece y a la cual podemos manejar; después la vida misma se encarga de demostrarnos que no es así. Hay que estar alerta para poder verlo o como vos decís, poder observarla con los ojos del silencio.
    Gracias Furia por estas perlitas que me dejas en el camino. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Toni. Qué bueno que podamos compartirla.

    ResponderEliminar
  8. Es así, Delia. Estamos en el juego del agua porque somos el agua. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Cierto, Silvia. A veces estamos revolcándonos en la espuma de la orilla, pero seguimos siendo ese océano vasto y profundo, que no tiene fondo. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por tu visión, Zanara. Vernos así, con la calma de saber que no somos todo eso que aparentamos ser. En eso estamos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Sí, José Manuel. De hecho, esto ha querido ser una metáfora sobre la importancia personal y sus desmanes en la vida social. Un gran

    ResponderEliminar
  12. Hermoso poema, Nanako. Gracias por tu aporte. Un besote.

    ResponderEliminar
  13. Tal como dices, Neytiri, nuestro afán de controlar y de tener una vida que se pueda manipular es lo que ocasiona tantos conflictos. Gracias por tus reflexiones. Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Me alegra que te haya gustado. Gracias, María Luisa, por la visita.

    ResponderEliminar