sábado, 11 de septiembre de 2010

Breviario de Iluminación Para Holgazanas




Escarabaja Pelotera, desde pequeña, viene cultivando un sueño: el de ser una reina. Pero, a veces, además de sueños, tiene pesadillas.
Una de las peores pesadillas la coloca en medio de un pastizal verde brillante, topándose con una Vaquita de San Antonio, bicho rojinegro inquisidor como pocos. En esa pesadilla recurrente, el diálogo suele ser, más o menos, del siguiente modo:
Vaquita - ¿Por qué quieres ser reina?
Escarabaja – Porque no quiero trabajar.
V – Pero te la pasas trabajando para llegar algún día remoto a ser una reina.
E – Bueno, esto no es tan fácil, no te creas.
V – A mí me parece que deberías empezar por el final.
E - ¡Qué ridícula! Eso no tiene lógica.
V – No tiene lógica, pero tiene esdrújula. ¿Cuál es la lógica de trabajar para ser reina?
E - ¿Cómo puedo yo saberlo?
V – Ya lo ves. Tampoco sabes cuál es la lógica de empezar por el final.
E – Bueno, en materia de lógica, esto es un sueño que está soñando otro sueño.
V – Por eso te digo: si empiezas por el final, dejas de trabajar inmediatamente.
E - ¿Y con eso qué?
V – Ni siquiera siendo reina dejarías de trabajar, porque todo el tiempo estarías fingiendo que eres reina. En cambio, así como te digo, ya tienes lo que tanto querías: dejar de trabajar.
(Aquí es el momento en que Escarabaja Pelotera despierta de su pesadilla).



*************************************************************


Extraído del libro "El Amor es Todo lo que Hay", de Furia del Lago - Editorial Ananda

15 comentarios:

  1. Ver una Vaquita y despertar del sueño-pesadilla...qué lindo regalo Furia, lo atesoro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ja!, qué buena esta analogía para aplicársela cada uno a su sueño. "Empezar por el final", un buen azote para el despertar.
    Gracias amiga, abrazos!

    ResponderEliminar
  3. Es genial, Furia!

    Contra la postergación continua de la mente, y el esfuerzo...

    Precioso cuento, ameno y bien preciso!!!

    Gracias y un fuerte abrazo, querida amiga.

    ResponderEliminar
  4. Eso! :) Empecemos por el final: siempre hemos sido Eso.
    Gracias Furia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Genial!!!
    Sabio, corto y clarito.
    ¿Qué más se puede pedir?

    Mil gracias, Furia.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Genial amiga, siempre sorprendiendo desde la sencillez y la claridad

    Si he tenido alguna pesadilla, he analizado el sueño y encuentro respuestas

    Gracias Furia, que gusto leerte, ya lo echaba de menos

    abrazos

    ResponderEliminar
  7. hermoso!!!!!
    Bella conversación entre la Escarabaja y la vaquita de S.A. que en España se llama "mariquita" no sé porque capricho del lenguaje o será por ese vestidito con lunares tan sexi... no sé
    Gracias y la seguimos..

    ResponderEliminar
  8. Hola, Delia. Qué bueno encontrarte en este jardín, donde conversan las vaquitas con las escarabajas. Yo también atesoro tu visita. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Aprecio tu comentario, José Manuel. Cuanto más esfuerzo hace la escarabaja pelotera por llegar a ser una reina, más grande será la pelota que transporte. Eso le decía yo a una de mis hijas, pero no hay caso, no es muy amiga de las analogías. Todavía sigue luchando por ser una reina. Este cuento lo escribí para ella, que ya tiene 25 años. Ya se verá, tal vez algún día lo lea.
    Pero, en realidad, hablo del ego y su manía de esforzarse por llegar a ser algo. Realmente, es un trabajo agotador. Creo que las holgazanas estamos más a gusto con la vaquita (advaita) y dejar que todo sea como sea.
    Abrazos, amigo.

    ResponderEliminar
  10. Sí, bien que lo dices, Joy: “la postergación continua de la mente”. Creo que eso es todo lo que hace la mente, postergar el presente. Qué cosa tan absurda, sobre todo por el esfuerzo de andar cargando esa pelota, como hace la escarabaja.
    Gracias, querida, por tu visita. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Es así, Zanara. Siempre somos Eso. Qué inmenso misterio, ¿no?
    Un abrazo, amiga querida.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Guillem. Quería escribir un poema sobre Wei Wu Wei, pero me salió un cuento. Gracias por tu comentario y tu visita. Un abrazo grandote.

    ResponderEliminar
  13. Tienes razón, Arianna. Con sólo ver el sueño como sueño, ya te despiertas… Un abrazote.

    ResponderEliminar
  14. Vaya con la mariquita y su vestido de lunares. Sigamos conversando, Santosham.

    ResponderEliminar
  15. El ego siempre queriendo llegar a ser algo, que no va a ninguna parte porque es pura ilusión...

    Gracias Furia por este maravilloso cuento!!.

    ResponderEliminar