viernes, 18 de junio de 2010

Rascándose la cabeza



Todo es un concepto. Nada también es un concepto.


“La palabra no es la cosa”, proclama el nuevo dogma. ¿Una cosa de qué tamaño?


La cosa es una piedra. Sí, pero la piedra está junto a un árbol en el parque. Está bien, entonces la cosa es el parque con la piedra incluida y el árbol contiguo. Perfecto, pero el parque está en un barrio. Muy bien, entonces la cosa es el barrio. Ah sí, pero el barrio está en la ciudad…
Ya ves, la cosa es cosa de nunca acabar.


La palabra es un concepto. La cosa es un concepto. Un concepto es un concepto.


Alguien te habla de liberarse del concepto. ¿Acaso “liberarse” no es un concepto?


Si te quedas sin concepto, ¿quién se queda sin concepto?



Esto es misterio sólo si le pones
ese nombre. ¿Cuál es la diferencia
entre lo que pregunta y la respuesta?
No se puede explicar nada de nada.
Si dejas que el silencio te evapore
no habrá quien pueda unir media respuesta
con su media pregunta. La certeza
va de la mano con la incertidumbre.
Todo, al fin, se reduce a la etiqueta
de serlo “todo”, si eso es lo que piensas.
Pero si nadie hay que esté pensando,
¿quién concibe a la “nada” que se muestra?


---------------------------------------------------------


Extraído de "El Amor es Todo lo que Hay", de Furia del Lago - Editorial Ananda

16 comentarios:

  1. BUEN DIA! SIMPLEMENTE ME DEJO ASI...SIN PALABRAS....
    NADA O TODO...o todo y nadaa

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¿quién concibe a la "nada" que se muestra???

    Permiso N. Maharaj...

    EL HIJO DE UNA MUJER ESTERIL!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Hay una pregunta trampa: "Si te quedas sin concepto, ¿quién se queda sin concepto?" Supongo que es una especie de koan.
    Lo pienso y lo pienso, pero es una pregunta que sólo sirve para hundirme en el silencio. Ajá.

    ResponderEliminar
  4. Ay!, pero qué cosas que decís.Furia
    Al final tanto espamento para nada!!!
    El poema es un cero , no empieza en ningún lado no termina en ninguna parte. Te merecés un cero en poesía.
    Pero ahora, hablando en serio, yo creo que lo mejor es no tomarse en serio.

    ResponderEliminar
  5. Como dice Irie, simplemente me deja así, sin palabras.
    Que increíble!!!
    Un abrazote inmenso
    Silvia

    ResponderEliminar
  6. "¿quién se queda sin concepto?" :) no es curioso? se queda sin conceptos quien no los tuvo nunca?
    Un abrazo, querida Furia, gran texto!

    ResponderEliminar
  7. Como tú dices, Santosham, la respuesta es: el hijo de la mujer estéril…

    ResponderEliminar
  8. El efecto del koan, Oso, es el que aquí resalta tu comentario: el de quedar en silencio. ¿Y quién queda en silencio?

    ResponderEliminar
  9. Eso mismo, Neytiri. La persona número cero, como decía Wei Wu Wei. No queda sino reírse de los esfuerzos por alcanzar algo que parece buscar el lenguaje. Es bueno tomárselo con ese humor. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Sin palabras está perfecto. Un abrazo grandote para vos, Silvia.

    ResponderEliminar
  11. Ja, Zanara. El que nunca los tuvo, se queda sin conceptos. Me ha gustado la imagen. Un abrazo grande, amiga querida.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Irie. Me he dado cuenta de que había salteado tu comentario. Pero hay un mundo sin sucesión, así que el orden de los factores no altera el producto. Y es como tú dices: todo y nada simultáneos, como el instante, que es eterno. Un abrazo

    ResponderEliminar