sábado, 5 de junio de 2010

Puerto y Mar Abierto




No estoy obligada a comprender qué es la vida y qué soy yo.
El que busca comprensión, no busca comprensión, busca separarse de la vida para manipular la vida.


Saber es un puerto. Pero quedarse a conversar en la taberna del puerto sobre las aventuras de los grandes navegantes en alta mar, ésa es la enfermedad y la muerte del marino.



Apenas unos pocos seres humanos son marinos que se lanzan a las aguas abiertas del océano vital a navegar. La mayoría de ellos, se quedan en el puerto de lo conocido durante toda su existencia.



¿Qué es la interpretación? Una idea del mundo usada por una persona para desplegar una conducta, encontrar una manera de vivir. El problema surge al hacerse una idea del mundo, porque entonces el que se hace tal idea está “inventando” el mundo. Encierra el mundo dentro de una clasificación. Al inventar al mundo, además, inventa por separado al dueño de la idea: “yo”.


Esto es algo que no se revela fácilmente. Alguien pregunta: ¿cómo puede ser que yo invente al mundo? El mundo estaba aquí antes de que yo llegara.
Lo que inventamos es una creencia.



Lo mismo pasa con el mundo. “Cuando yo llegué, el mundo estaba aquí”, dices tú. Pero no es así: tus padres estaban aquí. Y lo que tú hiciste fue entrar en el decorado onírico de tus padres, algo que ahora llamas mundo. Pero ese mundo es un invento y tú, al nacer, fuiste invitado a participar del invento.



Todo lo que hace y dice la gente es un invento, nada más que una ficción. Inclusive esto que se está diciendo aquí.


--------------------------------------------------------------


Extraído de "El Amor es Todo lo que Hay", de Furia del Lago - Editorial Ananda

20 comentarios:

  1. Hola Furia. Ayer, al caer la noche, estuve escribiendo un soneto. Y ahora, de mañana, me encuentro con esto que has escrito. Sincronicidad o no, creo que pueden ensamblar juntos. Así que te regalo el soneto:

    Toda persona sabe que no existe,
    que en el fondo es tan sólo un personaje
    de ficción. Los atuendos con que viste
    al mundo son los mismos que su viaje


    por ese mundo de ficción inventa.
    Hasta el viaje es invento. ¿Dónde vas
    si no es hasta el lugar de darte cuenta
    que siempre estás aquí, donde no estás?


    Y el personaje pide que te pide
    más ficción a este mundo de su hechura
    para fingir que es alguien que decide.


    Viéndolo todo, vive la cordura:
    el silencio, la lúcida morada
    de la persona que no pide nada.

    Vita Preziosa (y un abrazo)

    ResponderEliminar
  2. Si, muy oportuno y muy real lo de que llegamos al mundo onírico de nuestros padres, eso se convierte en nuestro mundo, y lo consideramos lo real y verdadero. Hasta ver que sólo es un globo hinchado de nada, un bluf, un espejismo, y entonces ves que nunca ha ocurrido nada; que sólo existe un ahora perpetuo de desenvolvimiento de ... "de lo que sea"... :)
    Gracias amiga por esta reflexión contínua, que como una joya, tiene múltiples facetas.

    ResponderEliminar
  3. La alegría de navegar hacia lo desconocido...

    "...¡Alegría!
    Ya me voy a navegar.
    Ya mi barco marinero
    ¡Alegría!
    va a zarpar..."
    (R. Alberti)

    Un bello soneto, Vita.

    ResponderEliminar
  4. Furia, te sigo leyendo y dejándome empapar por eso que es...

    Gracias por recordarnos la ficción de la que todo está hecho... lo irreal, que no inexistente, propiamente hablando...

    Aquí y ahora... dejándonos llevar por el navegar...

    Un beso grandote, amiga!

    ResponderEliminar
  5. Creamos un mundo atemorizados por el vacio, por el no saber. Solo el amor puede abrirnos nuevos horizontes, hacia la libertad.
    Gracias por este tesoro.
    Un abrazo, querida Furia.

    ResponderEliminar
  6. Uno de los aspectos que más cuestan entender del vedanta, desde nuestras mentes condicionadas, es que eso que llamamos "el mundo" no es una realidad independiente por sí misma. La realidad se la concedemos nosotros como Conciencia. Nosotros no venimos al mundo sino que el mundo aparece en la Conciencia. Esta entrada puede ser una muy buena manera de explicar, o entender uno mismo, esa enseñanza tan escurririza.
    Gracias Furia,
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hemos de ser todos héroes ?

    Hoy no entiendo nada, sigo resbalando una y otra vez, me levanto y sigo hacia adelante... y quiero comprender que es la vida y que soy yo, por hoy no soy marino, me quedo en la retaguardia por si alguien me necesita

    abrazos y dulces sueños

    ResponderEliminar
  8. Hola, Vita. La persona que no pide nada ya está en alta mar. Y su brújula, precisamente, es esa: la de no pedir nada.
    Tu poema va mucho más profundo de todo lo que yo he querido decir. Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  9. Un espejismo, sí, Zanara. Y no ha ocurrido nada ni está ocurriendo nada. Y de esa nada brotan todos los espejismos. Gracias a ti, por tus reflexiones. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Sí, Amelia, el soneto de Vita es “prezioso”. Y el poema de Rafael Alberti da gusto. Bebamos este néctar que nos dan los dioses de la poesía, marinera.

    ResponderEliminar
  11. Dejándonos llevar, amiga Joy. Un beso para ti.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Sina. Estoy en armonía con lo que dices: el amor nos da la fuerza para navegar. Un abrazo grandote.

    ResponderEliminar
  13. Y una vez que tenemos en claro eso, que el mundo es un invento porque nosotros lo somos, ya no quedan amarras que nos aten al puerto, José Manuel. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Gracias a ti, Queoquina, por tu visita. Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Damos la vida, Arianna. Somos todos héroes. Inevitablemente. Un abrazo enorme para ti.

    ResponderEliminar
  16. Hola Furia:
    Muy bella esta analogía del puerto y el mar y así quedamos...tantas veces...anclados, prisioneros del mundo que la mente nos crea. La visión del mar me produce un abismamiento total, para mí es la perfecta analogía con la salida de la mente, el tiempo y el espacio, frente a él quedo muda, será por eso que disfruté tanto esta lectura.
    Cariños.

    ResponderEliminar
  17. Hola furia:

    Navegar ese instante solo mió que después no podré contar porque ya paso ,y si el mundo es un invento entonces lo vivido me lo gurdo conmigo .No podrás saber lo que es navegar al menos que te subas al barco.
    besos.

    ResponderEliminar
  18. Sí, el mar produce un abismarse en el silencio, tal como vos decís, Delia. Verlo produce un asombro tan grande, que la mente se calla. Gracias por tu comentario, un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Cuando navegás, Nanako, sabés lo que es navegar, pero sigue siendo desconocido. Eso es lo misterioso del asunto. Un besoto.

    ResponderEliminar