martes, 29 de junio de 2010

El Ser Único




Angelo Nero - ¿Qué es eso que llaman iluminación?
Turiya – Propongo que en lugar de iluminación hablemos de la inocencia primordial.
Angelo Nero – Entonces, debo deducir que eso que tanto anhelan los buscadores espirituales es la inocencia primordial. Pero, ¿se puede volver a la inocencia primordial?
Turiya – No se puede. La inocencia es lo que tú eres, nunca dejaste de serlo. Te confundieron los deseos y pensaste que podías elegir entre el bien y el mal.
AN – No entiendo; ¿acaso no existen el bien y el mal?
T – No. Tú te inventas una creencia. Crees que eres alguien que puede vivir por separado, como si tuvieras una vida propia. Pero no existen las vidas por separado, sólo hay una vida.
AN – Quisiera saber si eso tiene algo que ver con el bien y el mal.
T – Primero te inventas una vida por separado y luego discriminas: todo lo que yo quiero está bien y todo lo que yo rechazo está mal. Vale decir, el bien y el mal son dos elementos que tú quieres controlar y manipular para conseguir algún provecho propio.
AN – Es evidente que así funcionamos. Y así es como perdimos la inocencia. ¿Estamos condenados?
T – Ya te he dicho que nunca perdiste la inocencia. Imaginas que la perdiste, crees que realmente estás separado de la vida o de la inocencia, pero jamás podrías.
AN – O sea que me imagino como alguien sin inocencia. Eso sería como decir que me imagino culpable.
T – Bueno, primero decides separarte de la vida primordial y luego, puesto que has perdido la inocencia, te sientes culpable. Pero, para no sentir esa culpa, te dedicas a juzgar al mundo. Entonces dices: “El mundo tiene la culpa de todo este sufrimiento que estoy viviendo”. Ya ves, has establecido una separación básica entre “el mundo y yo”, y luego te dedicas a tapar tu supuesta culpa y le echas la culpa al mundo.
AN – El mundo viene a ser un conglomerado que forman mi mujer, mi vecino y mis padres, y todo el que ande por ahí.
T – Así es. Además de las circunstancias y la situación económica, los tironeos políticos y todos los conflictos que puedas imaginarte. Por eso vivimos juzgando y juzgando. Porque al tratar de sostener a toda costa mi imagen de una vida separada, todo lo que está sucediendo ahora y aquí es algo que amenaza precisamente esa imagen.
AN – Por lo tanto, juzgo. Y al juzgar, sigo manteniendo la imagen de que estoy separado de todo eso que juzgo.
T – Efectivamente. Juzgar es la manera que asumimos de seguir fingiendo que tenemos una vida autónoma y controlada.
AN – Y de tapar la culpa que siento por haberme separado. Pero tú dices que en realidad no estoy separado.
T – No. Simplemente imaginas que estás separado.
AN – Un momento. Yo tengo mi cuerpo y tú tienes el tuyo. Tú has nacido en una ciudad y yo he nacido en otra. ¿Acaso no estamos separados?
T – Hay organismos separados, pero no vida separada. La vida es unidad.
AN – Sin embargo, yo siento que puedo estar separado de la inocencia primordial. Una vez que sabes algo, ya no puedes volver atrás. ¿No es así, acaso?
T - ¿Qué es lo que sabes, en realidad? No sabes absolutamente nada de nada. Ven aquí, asómate a la ventana. ¿Ves todo ese campo lleno de flores? Dime lo que sabes acerca de todo esto.
AN – Bueno, podría decirte que son todos girasoles y algunas otras cosas más. Pero, claro, puedo hablarte de las actividades humanas y de quienes siembran esos girasoles para luego hacer enormes cosechas que son cargadas en enormes barcos y enviadas al mundo entero. Y de todas maneras, sigo sin saber nada de nada, tienes razón.
T – Asómate y mira los girasoles sin ponerles nombre ni fabricar asociaciones retorcidas. Mira en silencio por completo. (Pausa. Largo silencio). Ahora dime qué es lo que sabes.
AN – No, en el fondo, no sé nada.
T – Ahí, en el fondo, es donde está la inocencia primordial. Si tú buscas en la superficie no encontrarás más que conceptos y juicios. Pero son todas interpretaciones y mañas que usas para creerte alguien separado. En cuanto dejas que el silencio te surja de lo más hondo, descubres que lo más hondo no es una persona, ni alguien especial, ni un hombre ni una mujer, ni nada que puedas concebir. Lo más hondo es la vida misma, la inocencia primordial, el ser único que es.
AN – Lo que es.
T – Sí, el Ser Único es lo único que es.


-----------------------------------------------------


Extraído de "El Amor es Todo lo que Hay", de Furia del Lago - Editorial Ananda

14 comentarios:

  1. lindo, lindo... saludos a Turiya de mi parte...

    ResponderEliminar
  2. Es tan increíblemente sencillo que al leerlo me corre un escalofrío por la espalda.
    Y yo que creía o me sentía por momentos en un camino espiritual???
    Que gracioso.

    ResponderEliminar
  3. Pobre Angel Nero, pobre yo, estamos en el limbo, me gusta el diálogo con Turiya , al final creo se da cuenta de lo inocentes que somos
    Hay organismos separados, pero no vida separada, bravo!!! Turiya, que clarividencia la tuya
    La vida es unidad. Cuando empezemos a entender ésto, habrá acabado nuestro sufrimiento
    qué buena ésta Turilla, que eres tú camuflada, claro , estoy entrando en esta dinámica y espero el siguiente diálogo de estos dos peronajes que se han incorporado a
    mi vida, he tomado mi último café con ellos, relajadamente , se está bien entrando el fresquito a estas horas y escuchando aparte de su conversación el canto de los grillos, me retiro ,
    felices sueños, amiga, un dulce abrazo

    ResponderEliminar
  4. je, amiga Furia, nos tienes enganchados con este apasionante diálogo entre el Maestro y el discípulo, entre el Sí mismo y el yo. Buena parte de los textos tradicionales hindúes (varias Upanishads, la Bhagavad Gita) tienen esta estructura, el diálogo entre esos "dos en nosotros". Me parece que tenemos aquí una Upanishad con lenguaje actual, moderno, esperando ansiosos las respuestas de Turiya (qué buen nombre).
    Gracias amiga. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Coincido con Jose Manuel, maravillosos diálogos entre el yo y el si mismo.
    Aqui estoy mi amiga ... prendada a tu blog!
    Un abrazote
    Maribel

    ResponderEliminar
  6. Está clarito!. Cuando se habla de inocencia se dice que los niños son inocentes. Tú dices que ahí en el fondo está la inocencia primordial. La misma que siempre estuvo desde que éramos niños, de cuando los conceptos,los juicios y el juego de la ilusíón no contaminaban nuestra mante. Las niñas de tu foto así parecen demostrarlo, está buenísima.
    Gracias Furia por estos lúcidos diálogos.
    Un abrazo, te llevo en mi corazón

    ResponderEliminar
  7. Furia, gracias la Nada, bendita ella, un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por la visita, Santosham. Le daré tus saludos a Turiya.

    ResponderEliminar
  9. El camino consiste en quedarse sin camino. Cuando se lo descubre, nada se parece a nada. Un abrazo, Silvia.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Arianna. El juego de volver a la inocencia es un juego de niños. Un abrazo grandote, amiga querida.

    ResponderEliminar
  11. Sí, José Manuel. Creo que el recurso del diálogo es válido, porque cada hombre tiene una maestra dentro de sí mismo y cada mujer un maestro, sólo es cuestión de indagar. Adyashanti suele decir que la meditación tiene ese gran complemento, que es la indagación. El despertar es obra creativa de cada cual. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Maribel. Qué bueno que has aparecido por aquí. Te extrañaba, querida. Un abrazote de los grandes para ti también.

    ResponderEliminar
  13. Sí, Neytiri. Así como algunos hablan del pecado original, no hay que olvidarse de la inocencia original. Un abrazo muy grande para vos.

    ResponderEliminar
  14. Hola, Queoquina. Bendita esa inocencia que mora en nosotros. Un abrazo, querida.

    ResponderEliminar