viernes, 14 de mayo de 2010

Todo lo que hay



Angelo Nero - ¿Por qué al ser humano le cuesta tanto el amor?
Turiya – El amor no está limitado al quehacer humano ni a sus condicionamientos. Una persona limitada por sus condicionamientos personales no puede vivir en estado de amor, lo mismo que no puede poner la mano en el fuego. Si pusiera la mano en el fuego, se quemaría. Si quisiera mantenerse en estado de amor pero lo tomara como una adquisición personal, también se quemaría.
AN - ¿Qué es el amor?
T – El amor es todo lo que hay. Pero decir esto encuentra oídos sordos en quien se siente separado de todo lo que hay. Las personas, en general, están adiestradas para considerarse entidades separadas. Ellos piensan que existe “mi vida” y por otro lado “la vida”. Para vivir el amor, tienes que jugar como si estuvieras en el laboratorio de la vida. Yo te digo: el amor es todo lo que hay. Si tú estás separado de “todo lo que hay”, entonces no puedes entender de qué estoy hablando. Si no estás separado, ni siquiera necesitas que yo te lo diga, ya lo estás viviendo.



Angelo Nero – Según lo que dices, el amor es impersonal.
Turiya – No es personal ni es impersonal. Esa división es un trabajo conceptual del ser humano, que quiere catalogar todo lo que vive dentro de lo conocido. El amor es todo lo que hay, por lo tanto, está más allá de los conceptos y las categorías.
AN - ¿Por qué yo no lo siento?
T – Sí que lo sientes. ¿Acaso no te está latiendo el corazón? Bueno, ese latido es el amor.
AN – Pero la gente, cuando habla del amor, se refiere a otra cosa.
T – Eso no importa. Averigua por ti mismo qué es.


-----------------------------------------------------------------


Extraído del libro "Gracias a la Vida", de Furia del Lago - Editorial Ananda
Ilustración: "Hola, Adiós" - de Jean Pierre Lorand, pintor belga

18 comentarios:

  1. Hola Furia:
    Me encantó este diálogo y esa conclusión exhortando a escuchar el latido del corazón: ahí están la fuente de la escucha y de la visión.
    La pintura, un regalito para disfrutar.
    Cariños.

    ResponderEliminar
  2. Todo lo que tengo es amor y agradecimiento, mi querida Furia, hacia tu entrega, que me hace ir más allá.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  3. El otro día comentábamos, ya no recuerdo en que blog, que "amor" es una de las palabras más desgastadas por el uso inadecuado. Este diálogo nos remite a su pura esencia haciéndolo equivalente a la vida, la conciencia, aunque ya hago llamada a otros conceptos para explicar lo que está más allá de conceptos... el perenne problema de la comunicación. El consejo final: "Averigua por ti mismo qué es" es definitivo. Es como lo que uno es, no se sabe decir, pero se sabe.
    Gracias, Furia, por el diálogo. ¡Qué bueno que tienes a Turiya a mano!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Cuando todas las luces se apagan ¿qué hay? Cuando llega la noche oscura ¿qué es amor? Los conceptos se caen al suelo y solamente se Es. El corazón sigue latiendo, creamos en él o no. La vida sigue corriendo a través nuestro, creamos en ella o no. A veces pensamos que es cuestión de creer, y es cuestión de ser. Y como bien dice tu entrada de saber en todo momento que el amor es todo lo que hay y que todo lo que somos es amor.

    Gracias por esta entrada, Furia.

    Un abrazo amoroso.

    ResponderEliminar
  5. "No es personal ni es impersonal" ES.
    MAGISTRAL!!! querida Furia.
    Buen domingo y abrazos enormes.
    Silvia

    ResponderEliminar
  6. El amor es el motor de nuestras vidas, como lo es el corazón en nuestro cuerpo

    Ni es blanco ni es negro, ni es frio ni es caliente Cada uno lo interpreta y lo vive a su manera, son muchos trajes para un mismo cuerpo

    Feliz descanso Furia

    ResponderEliminar
  7. Hola, Delia: la fuente de la escucha y la visión, como vos decís, es la vida misma, ese latido que nos hace navegar el corazón. Conversamos sobre el tema, usamos unas palabras a veces y otras palabras distintas otras veces, pero en esa sencillez radica todo nuestro ser. Gracias por tu comentario. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Neytiri. Reconforta sentir lo que compartimos. Un besote.

    ResponderEliminar
  9. Recuerdo que hablábamos hace poco acerca del amor y todas sus gastadas interpretaciones sociales, José Manuel. Coincido contigo en que las palabras se utilizan sólo en el mundo conceptual. Pero es que nadie le puede pedir otra cosa a las palabras. Están para eso, para conversar. Para mostrar y señalar. Un ejemplo. El protagonista de una película está caminando por su casa, sin saber que su hijo está espiando sus pasos detrás de un mueble. De repente, aparece un criminal con un bate de béisbol por la espalda. El protagonista no puede verlo porque viene detrás de él, pero el hijo lanza el grito: “¡Cuidado atrás!” Así, el protagonista esquiva el golpe.
    Ya ves, las palabras cumplen con su función. No podemos pretender que produzcan transformación, iluminación ni éxtasis ni tampoco ninguna otra cosa. Pensar así sería disparatado.
    Pero es evidente que la palabra “amor” se usa de cualquier manera y ya su significado es muy confuso. Por eso, hay que poner en su lugar el concepto y luego ir más allá de los conceptos.
    Te voy a dar otro ejemplo. Nosotros usamos la palabra “advaita” pensando que no tiene traducción en castellano. Y no es así. Existe la palabra equivalente, completa y exacta. Esa palabra es “individual”. Pero nosotros confundimos individual con personal, que no es lo mismo. Individual significa sencillamente in-divi-dual (sin-división-dual). Es tan clara que hasta se ve directamente.
    Es probable que el castellano, por obra y gracia del latín, sea un idioma tan rico y profundo como el sánscrito, pero no sabemos usarlo dignamente.
    En cuanto a lo fundamental, coincido con tu comentario: lo que eres, lo sabes. “No se sabe decir, pero se sabe”, dices con acierto. Esto me recuerda una afirmación de David Carse: mi “yo soy” es el mismo “yo soy” que el tuyo. Eso es algo que llega. Somos una sola conciencia, aunque parecemos separados.
    Gracias por tu estímulo de costumbre y tus reflexiones que siempre tratan de profundizar en lo que estamos viendo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Teresa. Estoy con los ojos abiertos por la precisión con que lo has dicho. Tu comentario es algo que te nace de muy adentro y eso, por cierto, me llega también muy adentro. “Cuando llega la noche oscura, ¿qué es amor?”
    Aquí está la respuesta, latiendo en mis venas, palpitando en tu corazón, dándonos toda la energía que hace falta para sostenernos en este paisaje de la conciencia.
    Tienes una visión muy lúcida, querida amiga, y me da gusto que la compartas conmigo y con quienes vengan de visita. Un abrazo amoroso para ti.

    ResponderEliminar
  11. Hola, Silvia. Me alegra que subrayes esa no-dualidad, ese equilibrio entre yin y yang que surge cuando no aparece el ego con sus exigencias a pedirle satisfacción a la vida.
    Abrazos grandes para vos.

    ResponderEliminar
  12. Hola querida Arianna. Tu analogía enriquece este jardín virtual. El amor es lo que motoriza nuestra vida. Jesús decía que es el agua de vida y, siguiendo con tu imagen tan creativa, cada cual hace con el agua lo que necesita o lo que quiere. Unos la pueden usar para beberla simplemente, otros para hacer sopa, otros para regar las plantas y así por el estilo.
    Siento que la felicidad que irradias colma tu vida, pase lo que pase. Y eso me pone contenta, amiga. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Como se llega a confundir la ilusión con el latido del corazón en donde solo hay que Ser. Gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola, Queoquina. Tienes razón, es el extravío en el que nos vemos sumergidos. La ambición nos carcome la vida. Sin darnos cuenta, le damos más crédito que a la respiración misma. Somos tironeados por los grandes ideales que fermentan en nuestra cabeza. Hasta los niños pequeños y las niñas los tienen: quiere ser grande como su padre, o hermosa como la madre, un super héroe como Batman, una princesa como Blancanieves, o lo que sea. Llega un momento en que esas ambiciones lo llenan todo. Y nos hemos extraviado en un bosque de nuestra propia hechura.
    Gracias por tu visita. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hola:
    Tu comentario acerca de lo individual es muy acertado, nos saca de esa confusión que hacemos al identificar lo individual y lo personal; la evolución de la conciencia, su apertura hacia lo infinito, nos hace más individuales y menos personales, como individuos somos, como personas funcionamos en los roles.
    Gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Hola, Delia. Seguimos viajando juntas. Lo que decís es muy claro: el individuo (el ser sin dualidad) se identifica con la persona, con el organismo corporal en donde estamos provisoriamente. Y al identificarse, se cree que es "alguien". Pero vos decís acertadamente que, en realidad, funcionamos como alguien, aunque no somos ese alguien. Gracias por tu aporte siempre lúcido, compañera de viaje. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Gracias por la claridad que derramas, Furia, y también los comentarios son excelentes; hoy mantendré esta imagen tan hermosa: "¿Acaso no te está latiendo el corazón? Bueno, ese latido es el amor."
    Un abrazo que es como un latido!

    ResponderEliminar
  18. Hola, Zanara. Gracias por el aporte que le das a este sitio de encuentro. Un abrazo grande, amiga.

    ResponderEliminar