viernes, 28 de mayo de 2010

Maestra y discípula



(Apuntes de un diario personal)


La vida es no dual, está más allá de los aparentes opuestos de nacimiento y muerte.
¿Cómo se puede afirmar esto?
Sólo hay que abrir los ojos y ver lo que tenemos por delante.
Lo que está a la vista es el instante. Y sólo eso. No tenemos dos instantes, hay uno solo.
Pero este instante es el instante que nace y el que muere, al mismo compás. Nace para morir y muere para nacer, aunque no son dos movimientos, es uno solo.



El instante es la lección suprema de la maestra. La vida es la gran maestra que nos está mostrando aquí, ahora, el camino de la libertad.
Claro está, el camino de la libertad carece de meta y por lo tanto de camino.
Es el instante puro, sin límites, eterno.



La vida es libertad pura. Y nos invita: “Te doy vida para que des la vida”.
No tienes que conservarla. Y de todas maneras, no podrías. La ley de la vida es muy simple: “La vida es el arte de dar la vida”.



Este asunto pone muy nerviosos a ciertos exponentes del paisaje teatral llamado “vida”.
Algunos de ellos confiesan: “En realidad, nunca he querido dar nada”. Cosa que no resulta difícil de creer.
Pero la vida es tramposa. Y tan tramposa es, que hasta se tiende trampas a sí mismas.
Lo primero que ha hecho es llenarte de conceptos acerca de la vida. Y luego tú piensas: “tengo que dar, pero me gusta recibir”. Sin embargo, son tan sólo conceptos. Piénsalo: Hay sólo vida y nada más. Mejor dicho: todo lo que hay es vida. Y si es así, podrás comprobar enseguida que la vida es la que da, pero la vida es la que recibe.
En realidad, no hay tal cosa. No existe un nacimiento del instante, ni una muerte del instante.
No existe un dar ni un recibir. Todo es vida, un sucederse que se mantiene siempre en el mismo lugar, que es ninguno.



Aquí parece que hubiéramos entrado en contradicción. Primero decimos: la vida es todo. Al rato venimos con otra historia: la vida es nada. Y bien, los que están inscriptos en el Curso de Lógica, se han equivocado de aula.


Ya ves, la vida es la maestra. Y también la discípula.


Así que la vida te deja en libertad. Si consideras que la vida es nada, fíjate bien: no puedes conservarla, porque no puedes perderla. Si consideras que la vida es todo, aunque la des por entero, la recibes por entero, puesto que eres todo entregándote a todo.



En otras palabras: son todas ideas y nada más. Dices “vida” y ni sabes de qué estamos hablando. Es un concepto. Ni siquiera sabes lo que es “saber”.



Angelo Nero - Ah, sí, pero yo quiero comprender.
Turiya - Perfecto. Si todo es nada, ¿quién comprende? ¿Y si todo es todo? No puede haber una parte de todo tratando de comprenderlo, fíjate bien. Ya lo hemos dicho: todo es todo. ¿Quién necesita comprenderlo?
AN - Me estás haciendo juegos de palabras.
T - Juro que yo no estoy haciendo nada, porque yo soy nada. El que está haciendo juegos de palabras eres tú, que me vienes con eso de comprender. ¿Quién comprende qué cosa?
AN - Pero cuando yo te digo comprender, ¿tú me comprendes, verdad?
T - Ah, ya veo por donde vienen los juegos de palabras. ¿Tú comprendes qué cosa es ese árbol que está ahí? ¿Comprendes al sol que está dándole vida a todo este planeta? ¿Comprendes por qué los brazos te han crecido por igual? ¿Comprendes que tratar de comprender es como ponerte una careta? Los conocimientos son rieles por donde sacamos a viajar a nuestros trenes de juguete.
AN - Pero yo estoy comprendiendo lo que dices. Si viniera un niño de Suecia y quisiera comprender de qué estamos hablando, seguramente nos vería gesticular y hacer ruidos extraños con la boca.
T - ¿Y qué? Mira ese perro que pasa por allí. Si le hablas, ¿qué te responderá? Su respuesta será simple. Si le gustas, se acercará amistosamente. Si no le gustas, te ladrará.
AN - Y si necesita comida, posiblemente se acerque con cara pedigüeña.
T - Bien dicho. Alguien golpea la puerta y tú atiendes. Es una mendiga con un hijo en brazos. Ambos mal alimentados, sucios y sufrientes. La mendiga ni siquiera necesita pedirte: apenas los ves, te das cuenta de la situación. ¿Qué te importa si habla holandés o castellano?



Todo está completo. La vida es un darse por entero y un recibirlo todo. No falta nada, no sobra nada.



Hay quien viene con gesto decidido y dice: “Las palabras están demás”. ¿De veras? ¿Y cómo lo has dicho? Con palabras.



Lin Chi preguntó al administrador del monasterio:
- ¿De dónde vienes?
- Regreso de vender mijo en la prefectura – dijo el administrador.
- ¿Has vendido todo?
- He vendido todo.
Lin Chi, con su bastón, dibujó en el piso una raya y dijo:
- ¿También has vendido esto?
El administrador soltó un grito: “¡Kwatz!” Entonces, Lin Chi le dio un palazo con su bastón.


Ni vienes ni vas a ninguna parte, ni hay nadie que pueda hacerlo. Y ten cuidado cuando te haces una idea de todo, porque todo es el disfraz de nada, y viceversa.


El asombro, poema que se lee
con el cuerpo, recuerda tu inocencia,
te descubre de nuevo hasta el final,
desde el principio, te hace sitio donde
no existes, te revela frente a nadie,
te nombra con la misma intensidad
de tu silencio, lámpara que eres.


-----------------------------------------------------------------

Extraído de "El Amor es Todo lo que Hay", de Furia del Lago - Editorial Ananda

22 comentarios:

  1. je, me gusta eso de "los inscritos en el Curso de Lógica" y, por lo que se ve, esa Aula está repleta y con lista de espera.
    Mientras esa mente lógica no se rinda ante la gran paradoja de la manifestación poco se puede comunicar, aunque, estas entradas son todo un curso acelerado para ello.
    Gracias amiga.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Sí. Y no. Y a veces sí y a veces no. Y todo lo demás. Un abrazo, querida.

    ResponderEliminar
  3. está bueno el parloteo...
    lo mejor de la vida es reconocer:
    QUE SOMOS VIVIDOS!!!!!

    (conceptos mas, conceptos menos...)
    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. El cuento de Lin Chi es de una dinámica insuperable. Todo es todo y de repente se ha transformado en nada. Tal como sucede con este momento presente, ¿no? Y el poema del asombro, al final, como complemento. En fin, se disfruta, se disfruta...

    ResponderEliminar
  5. Hola:
    Excelente ,excelente furia.
    La existencia se devora todo la nada también.
    Hay una película muy buena que representa esto., se llama “La historia sin fin” por El guión está basado en la novela La historia interminable de Michael Ende.
    Un abrazo para vos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Furia:
    Sí, maestra y discípula: lo que entrego y lo que recibo son polos de un mismo acto, cuando se alcanza esta certeza, las palabras, los conceptos, las preguntas y las respuestas sólo son chispazos sin consecuencias.
    A estas horas de la noche ya ni se lo que escribo, perdón si no te entendí, mañana te leo de nuevo, jaja...un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Qué bueno Furia! Cada párrafo supera al anterior.
    La vida se enseña a sí misma. Nos deja en libertad. No falta nada, no sobra nada.
    Gracias Furia, me haces mucho bien.

    ResponderEliminar
  8. Querida Furia!

    Gracias por este compás del instante presente, de la entrega y libertad. Tienes un don para transmitir con sencillez y fuerza esencial.

    Un beso fuerte!

    ResponderEliminar
  9. La lógica es la compañía de seguros que llevamos incorporada desde pequeños. La vida puede llevarla a sus propias limitaciones, si estamos dispuestos a escuchar su enseñanza silenciosa. Un abrazo, José Manuel.

    ResponderEliminar
  10. Ser "y" no ser. Esa es la cuestión, todo en un solo gesto, el instante. Un beso, Amelia.

    ResponderEliminar
  11. Somos vividos y somos parloteados. Un abrazo, Santosham.

    ResponderEliminar
  12. Sí, Oso. Lin Chi se deja llevar por la espontaneidad. Es una revelación viviente. Le pregunta "de dónde vienes" al administrador y el otro tiene que responder en abstracto ("vengo del infinito", o algún otro delirio), o en concreto ("Regreso de vender mijo en la prefectura"). Pero Lin Chi insiste y arremete "con todo". Ahí se puede resbalar fácilmente. Y eso es lo que sucedió, pobre administrador. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  13. Hola, Nanako. He visto la película y es de un simbolismo muy fecundo. Nos hace ver que estamos metidos, también nosotros, en la historia interminable. Un besoto.

    ResponderEliminar
  14. Sí, Delia, en ese estado de semisueño a veces aparecen las ideas más creativas. Y tienes razón, una vez que la unidad se recupera a sí misma, los espejismos duales no tienen importancia. Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  15. Bueno, Neytiri. Mantenerse en ese lugar donde no falta nada y no sobra nada. La vida simple y ordinaria en su estado sublime. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Me gusta cuando vienes de visita, Teresa, porque transmites siempre ese don tuyo de la frescura y la disposición amiga. Un besote, querida.

    ResponderEliminar
  17. Magnífico amiga. Tengo la sensación de que hago surf en el instante; el instante, el ahora, como una ola me lleva y todo parece cambiar, y el instante es eterno. Todo muy misterioso. :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  18. Hola furia
    pasó desapercibida tu entrada despues de unos dias sin estar, pero no tenía que ser, aqui está y aquí estoy disfrutando de tu entrada
    me basta con el primer párrafo, no necesito más, aunque termine de leer y entrar en los laberintos de la razón o del pensamiento
    Creo que una entrada tuya dividida en partes proporcionales me daría para toda la semana, cada esquema ya dice bastante como para reflexionar con calma, lo digo desde el cariño, solo que hay veces que necesito tiempo y me sobra todo el tiempo del mundo para estos menesteres, para otros me falta
    Así que iré masticando despacio , sino se me hace un bolo en la mente
    Gracias Furia, hermosa , por lo que se ve eres inagotable
    un abrazito tierno

    ResponderEliminar
  19. "Ni vienes ni vas a ninguna parte, ni hay nadie que pueda hacerlo. Y ten cuidado cuando te haces una idea de todo, porque todo es el disfraz de nada, y viceversa."
    Todo lo que has escrito es increíble pero esto de arriba me parece magistral.
    Buena semana.
    Un abrazo enorme
    Silvia

    ResponderEliminar
  20. Hola, Zanara. Todo cambia y todo es lo mismo. Aquí está el misterio. Y una vez que le tomas el gusto, es difícil escapar de su encanto.
    ¿A dónde voy a ir, si siempre he estado aquí?, dijo Ramana Maharshi.
    Sigamos haciendo surf sobre la ola del misterio, querida Zanara. Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Qué tal, Arianna querida. La próxima entrada, si Dios quiere que la disfrutemos, espero que sea más corta. Yo también tengo un abrazo tierno para ti.

    ResponderEliminar
  22. Me alegra que te haya gustado, Silvia. El mío era un comentario al increíble Lin Chi, que sorprendía con tanta espontaneidad. Fíjate que le pregunta al administrador si lo ha vendido todo y el otro, que había elegido ya el recurso de lo concreto (cuando habló del mijo)de pronto se vio jalado hacia lo abstracto con algo concreto: la raya en el piso. Es decir, Lin Chi le dice: mira que todo está cambiando todo el tiempo. Y ahora "todo" incluye la raya en el piso. ¿La vendiste? Momento de estupor, ideal para el satori. El administrador se quiso defender y Lin Chi le dio un bastonazo.
    Cuando vi la historia me quedé perpleja y se me dio por pensar que la energía de Lin Chi era más grande que un sol.
    Me da gusto que podamos compartir los mundos del misterio. Un gran abrazo para ti.

    ResponderEliminar