martes, 4 de mayo de 2010

¿Quién puede verlo?



(Apuntes de un diario personal)




Toda identidad es la cárcel imaginaria de alguien imaginario.


El ser es nada. ¿Quién puede comprenderlo? El ser es todo. ¿Quién puede verlo?


El vacío es la parte sutil de la forma y la forma es la parte densa del vacío.


Todo y nada son las dos caras del único infinito.


El silencio expulsa de sí todo control. Cuando quieres controlar, finges que tú eres quien actúa. Cuando descubres que tú no estás controlando nada, desapareces y aparece el silencio. Entonces se pone en evidencia que no hay nadie que actúe, que todo lo hace el silencio. ¿Por qué has desaparecido? Porque sólo el silencio puede revelar al silencio.


El silencio no está vacío ni está lleno. Es lo que es. No importa si asume una forma o ninguna.


Puedes llamarlo silencio o puedes llamarlo infinito. ¿Quién puede verlo?


------------------------------------------------------------------


Extraído del libro "Gracias a la Vida", de Furia del Lago - Editorial Ananda

22 comentarios:

  1. Descubres algo que aunque no puedas ver, puedes sentir. Lo ven los ojos del alma.
    Furia, gracias por este espacio de luz.

    ResponderEliminar
  2. Furia:
    Los sigo llamando "sentidos" aunque la pobreza del lenguaje se hace evidente, le agregaría sentidos del alma y a pesar de seguir en la misma indigencia asoma algo de luz...coincido con Neytiri.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. el único e insignificante problemita es ese QUIEN... no hay más. Todas las definiciones por mas sagradas, sabias o profeticas que sean no son más que ese pequeño grano de arena sin identificar en una playa cualquiera de ningún mar... (definiciones como esta incluida, claro está)

    un saludo Furia, (de que lago???)
    Santosham

    ResponderEliminar
  4. Como en una pesadilla, en la que pasas miedo, angustia, y todo parece tan real, entonces te despiertas ... y entonces lo ves: ves al personaje huyendo, corriendo, sintiendo, incluso puedes ver el origen del miedo ahí mismo, hasta toda esa geografía y sociedad en acción ... "La vida es sueño y los sueños sueños son"
    Un abrazo afectuoso.

    ResponderEliminar
  5. Simplemente TAO, Furia
    Porque Furia?
    Abrazotes para tí
    Silvia

    ResponderEliminar
  6. Hola Furia,
    una nueva consigna de luz: "Sólo el silencio puede revelar el silencio".
    Está claro que la pregunta ¿Quién puede verlo? es otra manera más de apuntar a Eso, y que no hay un quién como cosa, como objeto.
    Gracias amiga, estas entradas son un verdadero balneario.
    La Simpleza del Tao me tuvo ayer embelesado hasta altas horas de la noche. De nuevo gracias.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Puedes llamarlo silencio o puedes llamarlo infinito. ¿Quién puede verlo?

    No se puede ver ...pero sí se puede oír, desde ese silencio surge a veces una voz, un susurro, que es parte de ese silencio.
    Un abrazo luminoso!

    ResponderEliminar
  8. Los ojos del alma... Algo así, Neytiri. No se puede ver, pero no está oculto. Dice Adyashanti: “Mi secreto es el silencio, no está oculto, no está oculto...”

    Un abrazo...

    ResponderEliminar
  9. Las palabras forman un piso para que el silencio camine sobre ellas. Y tú eres muy buena en eso, Delia. En tu caso, puedo decir que la claridad surge del silencio, un silencio sabiamente acumulado. En fin, las palabras sólo sirven para nombrar lo que está más allá de las palabras. Me mandas un fuerte abrazo y, a pesar de las palabras, lo siento. Te mando un abrazo fuerte para vos.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Santosham. El mundo sigue sin tener sentido, puesto que no está hecho para servir a los deseos del insignificante ser humano. Pero los que descubren que no tiene sentido siguen haciendo cosas. Algunos se enojan, otros son indiferentes, otros se alegran. Tú, por ejemplo, escribes poesía y dices: “Todas las definiciones, por más sagradas, sabias o proféticas que sean, no son más que ese grano de arena sin identificar en una playa cualquiera de ningún mar...” Y bien, eso lo puedes ver como definición, pero también como una mera descripción, y otro verá en ella el vuelo del pájaro en un tarde primaveral que puede llegar tan lejos como el otoño (allá donde estás tú es primavera y acá es otoño). Es todo un juego, nada más. Un juego de yin y yang. Cuando tú hablas yo escucho, cuando yo hablo tú escuchas. Yin y yang. ¿Quién hace todo esto? El silencio (el tao).

    En cuanto a tu pregunta, te pido que vayas unos tramos más abajo, así le contesto también a Silvia.

    ResponderEliminar
  11. Qué bien lo describes, Zanara. La vida es sueño y mientras estás en el sueño, te lo crees todo. Hasta que descubres que tú, la que supuestamente está en el sueño, también eres sueño y entonces acontece el despertar. Y claro, al aparecer el despertar, ya no está ese personaje que figuraba dentro del sueño. Ese personaje jamás existió, lo mismo que el sueño, la pesadilla y toda la historieta. Ja. Esto mismo que te escribo es un sueño que tú lees dentro del sueño. ¿Quién o qué está viendo todo esto? Algo que está más allá del sueño y del despertar. El silencio. Abolidas las distancias, un abrazo silencioso (y también lleno de afecto).

    ResponderEliminar
  12. Simplemente Tao, sí, querida Silvia. Fijate que la furia es yang y el lago es yin.
    Se me ocurrió que el nombre saldría del I Ching, así que fui a consultarlo y me salió eso. ¿Qué me contás? Magia pura. Y todo lo hace el Tao, sin hacer nada. El abrazote es mutuo, por definición.

    ResponderEliminar
  13. Hola, Xan Kai Sen, te veo asomado a la ventana de tu foto recién estrenada y diciéndome “bonito texto”, con lo cual el mandala se completa y todo está donde tiene que estar.

    ResponderEliminar
  14. Hola, José Manuel. Me da risa que compares este sitio con un balneario, sobre todo porque aquí, en el hemisferio sur, ya está empezando a calar el frío, lentamente.
    Algunas veces, las preguntas son retóricas y no buscan realmente una respuesta, sino la disolución de la pregunta, o mejor dicho, la disolución de la persona que formula ese interrogante. Es una manera de dejar pasar los pensamientos. Ponerlos afuera, como burbujas, y que exploten por sí mismos, para que así se descubra que nunca existieron.
    Hoy andamos navegando por la simpleza del Tao, por lo que veo. Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  15. Hola, Sina querida. Sí, es un retruécano, una especie de alquimia verbal para que el buscador de significados (el ego) se quede pensando “cómo se mira el silencio” o se disuelva directamente, mire y lo descubra, puesto que no está oculto, lo traspasa todo.
    Un abrazo luminoso…

    ResponderEliminar
  16. Hola querida Furia, sabes que me encanta venir a disfrutarte en esa verborrea que tienes para dejarnos agotados... quién se queda agotado, como preguntaría nuestro amigo Santosham?

    Es evidente...

    Como le escribía hace un momento a Zanara,

    Quien cree que controla, es en realidad "controlado" por la existencia misma (o por el silencio...)... de la que también forma parte...

    Un beso cálido para ti amiga mía, para paliar un poco ese fresquito que se os acerca...

    ResponderEliminar
  17. Sí, Joy. Abrirse a la evidencia elimina todo intento de control. Entonces se puede admitir que no tenemos una vida, sino que somos vida. Gracias por la visita. Un beso.

    ResponderEliminar
  18. "¿Quién puede verlo?" En el juego de romper la distancia en sin pedazos, las mejores preguntas son aquellas que no tienen respuesta.

    ResponderEliminar
  19. Nada hay que comprender, ni entender, todo es tan sencillo unas veces y tan complicado otras que no tiene explicación posible, te lo digo yo que me pregunto casi cada día porqué y para qué estoy aqui y qué sentido encuentro a mi vida, muchas veces no encuentro respuesta, pero sigo intentándolo, me sobra coraje y me faltan respuestas, y vuelvo a empezar desde el sielncio, es donde encuentro algo de luz

    Felices sueños querida Furia

    ResponderEliminar
  20. Preguntas sin respuestas te dejan sin preguntas. Así es, anonimo.

    ResponderEliminar
  21. Es cierto. No hay nada que comprender, Arianna. Sencillamente, porque no hay nadie que lo exija. Es como si un personaje del sueño le preguntase al soñador: Ey, ¿qué sentido tiene que yo esté aquí?
    A partir de esta revelación, todo es como es. Y no está bien ni mal. Es lo que es.
    Un abrazo grande, amiga querida.

    ResponderEliminar