martes, 11 de enero de 2011

Viendo esta película



El ego y su obsesión por lo conocido.
Cada cual inventa su propia película. Pero es eso y nada más: una película.




“Simplemente ser” significa ausencia de conflicto, presencia de armonía total.




Cuando estás en el país de “Simplemente Ser”, descubres que aquí no está faltando nada ni sobrando nada.
Aquí no hay nada que te haga daño ni te beneficie, sencillamente porque no eres “alguien” separado del Ser. Eres el mismo ser. Simplemente ser.




Pero cuando te consideras “alguien” separado del Ser, entonces ya estás en conflicto, porque ese alguien es imaginario y el Ser es lo único que es.
Por supuesto, el conflicto también es imaginario.


*************************************************

Extraído del libro "Simplemente Ser", de Furia del Lago - Editorial Ananda

18 comentarios:

  1. Siiiii!!.

    Todos vivimos una película distinta. Que montón de películas entremezcladas, que lío.....

    Pero la pantalla de todas las películas es la misma... no se ve alterada, ni afectada por la actividad frenética de estas ruidosas mentes...

    Gracias Furia!!.

    ResponderEliminar
  2. Los árboles y las flores son pura presencia , poseen una mente vacía, se enuentran sin tensión ni deseos, sin ir a ninguna parte, simplemente estando aquí....... siendo

    meditando...... es Simplemente Ser

    Gracias Furia por esta entrada que me ha calado hondo , recibe un cálido abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  3. Síii! ...pasaporte a ese país! y....quién te lo puede dar o negar?... ahí comienza el juego.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ja,ja, ¡que buena comparación!

    De hecho sin darnos cuenta estamos constantemente viendo en escena un personaje creado por nuestra mente.

    Comparar al personaje y sus actividades con el cine o la televisión es un recurso esclarecedor.

    Ver "la película" incluyendonos a nosotros mismos como objeto (actor), es un práctica poderosa de desidentificación.
    Podríamos tomarlo como juego, como dice Delia y divertirnos con él. A la verdad por el humor podría ser también una opción.

    Gracias mi querida Furia. Siempre esclarecedora.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Aprender a vivirse en el país de "Simplemente Ser" es entrar a toda apertura universal, me gusta mucho como expresas, gracias Furia, un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Furia y Vita P, por el regalito del post anterior... todo un lujo.
    Tengo intensión de enmarcarlo y ponerlo a manera de pancarta en el aeropuerto de "ese pais", digo por si llega algún confundido, o despistado que se hubiera montado "otra película..."
    VIVIR ES LA RESPUESTA A LA VIDA!!!!!!!
    gracias otra vez...

    ResponderEliminar
  7. Como Santosham, gracias a Vita Preziosa por el poema a la "pescailla" y a seguir disolviendo la idea de ser alguien ... pues esa idea ocupa el sitio de la verdadera inquilina ;)
    Besos y abrazos a tutiplén!

    ResponderEliminar
  8. Je, en efecto, cuando se experimenta conflicto (aunque sea imaginario) es una buena señal de que "ha entrado la separación en escena".
    Gracias Furia, un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Todos armamos una película de nuestra vida llena de ideas, lo bueno es darse cuenta que son solo ideas y entonces el ego ya no es tu dueño.
    un gran besote para Furiay cia.

    ResponderEliminar
  10. Si te quedas pensando en esto que estoy diciendo ahora, ya estás atrapado en esto que te deja pensando.
    Ja. Es un juego. ¿No te ha pasado de estar en el cine y que, de pronto, se apague la luz en la sala? Uuuuuuuuuhhhhhhh, murmura el público unánime.
    De pronto, desaparece la película. No nos quedemos pensando en ella. La vida está floreciendo aquí, ahora. ¿Para qué necesitamos esa historia personal que llevamos como una mochila por todas partes?
    Un abrazo, Gorka.

    ResponderEliminar
  11. Arianna, querida. Me encanta cuando compartimos estos momentos en que la vida florece por todas partes, ahora mismo.
    Un abrazo gordo.

    ResponderEliminar
  12. Ja, ja. Muy bueno el juego del pasaporte, Delia. A veces me mandás esos fuegos artificiales y gozo de lo lindo con ellos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Sí, Tina. Tu opción por el humor es quirúrgica, perfecta. El personaje inventado por nuestra mente comienza su “trayectoria” artística tratando de controlar a los padres y luego a todo el que anda por ahí, compañeros de escuela, vecinos, amigos y varios etcéteras. Después, parece una misión imposible librarse del personaje y todo porque el que quiere librarse es el propio personaje. Uf. Mejor reírse de tanto absurdo. Un abrazo, Aviló querida.

    ResponderEliminar
  14. Sí, eso de “Simplemente Ser” lo he visto repetido en montones de textos advaita y de otras distintas tradiciones. Para mí funciona cuando me siento y quedo en silencio, por ejemplo. De pronto, se apaga el personaje parlanchín que pretende ocupar indefinidamente la cabeza y me encuentro diciendo sus últimas palabras: “Aquí estoy, simplemente siendo”. Y bueno, el silencio viene y ocupa el trono del que no debió ser quitado nunca.
    Gracias, Queoquina, por compartir la experiencia.

    ResponderEliminar
  15. Vivir no cuesta esfuerzo, pero el ego es un estúpido esfuerzo por resistirse al desbordante río de la vida.
    Al final, ese “lujo” de vivir tiene su raíz en la simpleza de ser.
    Gracias a ti, Santosham, por la inspiración.

    ResponderEliminar
  16. La idea de ser alguien, Zanara, me recuerda a la niñez, cuando caíamos en un montón de lodo y luego nos levantábamos con todo ese barro pegado en el cuerpo y en la ropa.
    Así andamos (en la edad adulta) con la idea de “ser alguien” como lodo pegoteado en el cuerpo. Y, poco a poco, el sol va secando el barro. Poco a poco ese barro se va descascarando y cayendo a pedazos.
    Uf, vamos a darnos un buen baño, para quitarnos todo el lodo que llevamos pegado al cuerpo. Salgamos a pasear a la desnudez de simplemente ser.
    ¿Ser alguien? ¿A quién le importa?
    Un besote, Victoria.

    ResponderEliminar
  17. Sí, José Manuel. Remarcas eso y es bueno subrayarlo (je, el espíritu práctico). Cuando estamos en conflicto quiere decir que hay un “yo” separado de un “mundo”. El conflicto está poniendo en descubierto la separación. El “yo” es nada más que un niño caprichoso, un niño que pretende un “mundo” a su gusto y placer, un mundo que lo satisfaga.
    El ego siempre es el rey del mundo, pero tanto el “yo” como el “mundo” son imaginarios. Ambos surgen del deseo de obtener placer de la vida, como si la vida fuera una esclava y algo separado de “mí”.
    En suma: ¿estoy en conflicto?; eso significa que me creo demasiado importante.
    Un abrazo…

    ResponderEliminar
  18. Sí, Nanako. Tan sólo darse cuenta. Y en ese darse cuenta, ahora mismo, desaparece el ego. Muere.
    Por eso es que cuesta tanto, porque pensamos que al morir el ego me voy a morir yo.
    Es fundamental comprender que el ego no soy yo.
    De otra manera, el darse cuenta es una utopía. Otra ilusión.
    Un besoto.

    ResponderEliminar