domingo, 16 de enero de 2011

La Vida es un Koan




Los que usan a la mente como si fuera ropa, pueden atestiguarlo con el cuerpo y reconocerlo con el entendimiento, pero desaparecen en el intento y lo saben perfectamente, aunque de una manera sustancial.
Es un morir consciente, a la manera exacta del devoto, que entrega la vida porque sabe que tal es el mandato de la vida.




“¿Acaso no es posible mencionar la verdad?”, preguntó un monje.
“Todo esto no es más que un corazón hablando del latido”, respondió Wei Po.




El niño camina cuatro cuadras para ir hasta la panadería, tal como su madre le ha encomendado.
Vaya misión.
Hay algo que queda en claro: el niño en ningún momento ha pensado que su aventura es algo agradable o desagradable.
Simplemente se ha lanzado por ese camino donde lo conocido y lo desconocido se confunden el uno con el otro.





Lo conocido y lo desconocido
se confunden el uno con el otro
muy fácilmente. Dime tú quién eres
y lo podrás sentir sin saber cómo.


Lo que puede ponerse del revés
vacila entre las sombras y los gozos.
Pero no es fácil discernir si el viento
viene o se va. Y así pasa con todo.


Mira al silencio. Míralo de frente
y encontrarás, mirándote, su ojo.
Puedes decir que sí, que lo conoces;


o que no, poco importa de qué modo
lo quieras mencionar: nunca se sabe
si está dentro o está fuera de todo.

Vita Preziosa





El niño vuelve de comprar el pan y detiene su paso en la esquina soleada. De repente se topa con una sensación que lo incendia por dentro, pero que al mismo tiempo parece ser este sol que está iluminando todo por fuera.
“Sigo estando aquí”, piensa el niño (sin palabras).
Esto sí que es un koan -diría Wei Po-. Vas a todas partes y siempre estás aquí.



GURÚ SÁNCHEZ - No puedes verlo mientras tengas a la codicia como consejera.
LITO PICAPIEDRA - Es así de simple, ¿no?
GS -Así de simple. El ego es el cúmulo de codicia.
LP - Y la codicia siempre me está llevando al galope hacia lugares imaginarios.
GS - Tú lo has dicho.
LP – Y si me voy, aunque sea con la imaginación, entonces me pierdo la revelación del momento.
GS - Esta revelación es lo que está aquí, esto que llamas ahora.



Esto que llamas ahora, el momento, no tiene sin embargo estructura, ni rostro, ni siquiera nombre verdadero. El tao que puede ser nombrado no es el Tao verdadero, advierte Lao Tzu.



La vida entera es un koan. El único atributo que tiene consiste en dar la vida.


Si todo lo que existe es impermanente, no existe impermanencia ni permanencia.

Nagarjuna





Lo que llamamos transitorio, lo que llamamos permanente, son ideas y nada más.
¿Qué pasa si te quedas sin idea?
¿Quién se queda sin idea?




La lógica de los humanos es un instrumento de codicia.
Quedarse sin idea significa que creíste que podías poseer ideas.
Todo eso es una idea y nada más.
Son cosas imaginarias.
Te imaginas que eres dueño de esto y aquello cuando es evidente que ni siquiera el momento presente es dueño del presente.
El niño que va a la panadería, para cumplir con el pedido de su madre, no piensa que esto es bueno ni malo.
Ir hasta la panadería es otra parte más de la gran aventura de la vida.
Pero aclaremos esto… El niño no piensa: “Vaya, aquí estoy, viviendo la gran aventura de la vida”.
Ja. El niño vive la gran aventura porque no piensa en ella.




MONJE - ¿Cuál es la idea de la iluminación?
WEI PO - No existe tal idea. La iluminación consiste en quedarse sin idea.
MONJE - ¿Y cómo hago para quedarme sin idea?
WEI PO - ¿Quién se queda sin idea?




El niño está viviendo la gran aventura de la vida porque no tiene una lógica propia. Si tuviera una lógica propia pensaría que tiene una vida propia, que es el dueño de su vida, que está ejerciendo el control y todas esas tonterías de los adultos.
No. El niño está libre de toda contaminación porque la codicia no ha ensuciado su corazón.
Esto no quiere decir que el niño carezca de lógica.
No, simplemente carece de una lógica propia.
El niño vive la lógica de la vida.
¿Y cuál es la lógica de la vida? Es un koan que dice así: La vida consiste en dar la vida.
Arréglate con ello como puedas.


*******************************************


Extraído del libro "El Arte de Ser Natural", de Furia del Lago - Editorial Ananda

21 comentarios:

  1. "La vida es un Koan, si", ¿quien tiene la respuesta al Koan?, nadie. Ya la contiene el pripio Koan. Desbarata a la presuntuosa mente que se queda sin argumentos...para llevarnos directamente al milagro...No hay nadie para responder.

    Siempre empujando, Furia. Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada, Furia.

    Me ha gustado muchísimo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Furia por recordarnos que solamente la codicia y el espíritu de provecho nos separan del niño que una vez todos fuimos... de ese niño que vive la aventura de la vida fluyendo con ella, jugando con ella, sin preguntarse nada, sin controlar nada... de ese niño que sigue escondido detrás de esta personalidad o historia personal que nos hemos y/o han impuesto.

    Un abrazo cósmico!.

    ResponderEliminar
  4. Eso, como en los koans, comunican algo sin deir nada
    cada uno, debemos aprender por nosotros mismos, hasta llegar al entendimiento

    intentar acercarnos al entendimiento de que el universo es inmutable y es nuestra mente la que lo interpreta a su manera

    Brillante Furia, ¿Quién ha oído nada? , yo no

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Buenisimo furia:
    Cuando el corazón es inocente y los muros desaparecen, quedas unido al infinito.
    Entonces. Tener Una vida es un don. Conservar una vida es una virtud. Ser la vida es un privilegio.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  6. Saludos cordiales.
    Furia.

    El niño..obedece.
    Entonces:
    ¿Quién obedece?

    "La vida es un Koan..."
    ¿Un conjunto de reglas que llevan a la reflexión?
    Así es la vida...48 leyes inevitables.
    Así es la vida...puntos de comprensión.

    Atentamente
    Erick Bojorque

    ResponderEliminar
  7. "La vida es un koan", otra frase reveladora.
    Curiosamente este mañana oía una consigna igualmente brillante (más o menos hablo de memoria): "aquello que atentamente está esperando la respuesta de un koan es la propia respuesta".
    Una vez más gracias Furia por esta lucidez arrolladora.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. En Febrero estaremos en Mexico (Veracruz, Aguascalientes, Puerto Vallarta y Monterrey) dictando cursos y realizaremos varias actividades junto a los grupos solidarios que se formaron alli. Te invitamos a formar parte de esto y que sumes tu granito de arena para que juntos iluminemos mas a este bendito planeta y a su humanidad que tanto nos necesita.

    Tambien hay grupos formados en Chile, EEUU, España y Argentina.
    Para informarte sobre ellos entra a nuestra pagina donde estaran los telefonos y direcciones de email de los coordinadores.

    Si aun no hay un grupo formado en tu ciudad y tienes ganas de ser un servidor, contactate con nosotros y te guiaremos en este camino de luz.

    Paz y Amor,
    Grupo Aguilas de Cristo

    www.aguilasdecristo.org

    ResponderEliminar
  9. El maestro dijo: El camino es SER, sin preguntas.
    El alumno respondió: Y como hago eso?
    Ram Tzu

    La vida es verdaderamente un koan =)

    ResponderEliminar
  10. "LP - Y si me voy, aunque sea con la imaginación, entonces me pierdo la revelación del momento.
    GS - Esta revelación es lo que está aquí, esto que llamas ahora."

    Furia, como siempre, nos ofreces frescura y brillantez.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  11. La mente se queda sin argumentos. Tal cual, Aviló: se queda sin posesiones. Y todo su “reino” imaginario se desbarata. Entonces, acontece el milagro. Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Gracias, Luis, por la visita y la opinión.
    Un abrazo…

    ResponderEliminar
  13. Para el niño cósmico, Gorka, un abrazo cósmico.

    ResponderEliminar
  14. Así es, Arianna. Cada cual debe poner su entendimiento. Esta es la parte que nos toca. El maestro puede darnos todo, pero cada uno ha de “romperse la cabeza” para recibir ese don. Cuando U.G. era un joven le preguntó a Ramana Maharshi sobre la iluminación y le dijo si él podía darle aquello que tenía. “Yo sí puedo dárselo – dijo Ramana -. ¿Pero usted puede recibirlo?”
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Ser la vida, Nanako, que sigue fluyendo a través de formas pasajeras. Un besote.

    ResponderEliminar
  16. Tal cual, Erik. Según Gurdjieff, Don Juan Matus, los sufíes, vivimos en el mundo que se encuentra bajo 48 leyes. No obstante, eso es lo que concierne al cuerpo físico.
    Pero cuando tú duermes, ¿dónde estás? O mejor dicho: ¿dónde ha ido a parar el cuerpo físico? Por eso don Juan trabaja específicamente con el “cuerpo de ensueño”.
    En todo caso, lo que puede hacer cada cual, encontrándose solo y sin otra maniobra, es toparse con la pregunta más profunda: ¿quién soy? Con eso, es suficiente como para dar un salto en el vacío.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. La propia respuesta está esperando. Ja. Muy bueno, José Manuel. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hola, Andrés. Gracias por el cuento de Ram Tzu. Es un tipo que me hace reír mucho. Realmente, la vida es un koan. Acá tengo otro koan, que también me regalaste vos y que lo podemos compartir con los amigos: “El presente no es el resultado del pasado, sino del ahora”.
    Ja. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Sí, Joy. La revelación del momento es todo lo que tenemos. Y es lo que somos, ahora mismo. Un abrazo sin distancia.

    ResponderEliminar