jueves, 6 de enero de 2011

Ningún Pensamiento



¿Qué pasa cuando la certeza de Ser no es tocada por ningún pensamiento, ni siquiera por el pensamiento “Yo Soy”?
¿Dónde queda entonces ese “yo”?



Simplemente ser. No ser “alguien” ni ser “nadie”.
Ser lo que es.



Aparece alguien y te saluda. “Nos conocemos”, parece decirte con su saludo. Pero no es cierto. No nos conocemos.



Lo que es: ¿necesitamos conocerlo?
Con sólo formular esa pregunta, comprendemos que no es posible conocer nada.



****************************************************************************


Extraído del libro "Simplemente Ser", de Furia del Lago - Editorial Ananda


23 comentarios:

  1. Amiga Furia, somos... sin más.

    Y ni siquiera hay que pensarlo, ni decirlo.

    Tus palabras me llevan hacia el silencio...

    Feliz año, querida, y un beso grande.

    ResponderEliminar
  2. Nada que conocer, qué gran reto ... reto? jeje aquí decimos "la pescadilla que se muerde la cola"
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Nada que conocer porque nadie conoce, el vacío de la impersonalidad puede ser la plenitud si de alguna manera lo queremos mostrar y si no...queda el gozo, sin preguntas ni esperas.
    Gracias Furia por tus palabras que nos ayudan a ir más allá de toda significación, un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Nada, absoluto vacío que es plenitud...cuando nos sobrecoge el silencio no hay ni conocedor ni objeto conocido, solo el Ser impersonal.

    Gracias por empujarnos a la Realidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Quien quiere conocer Lo que siempre ES?.

    Gracias Furia por empujarnos al precipicio!.

    Un abrazo cósmico!.

    ResponderEliminar
  6. Pero en el simplemente "ser" no aparece nadie!

    Todo lo que aparece es mi mismo, es ESE ser!

    Es el mismo estado que experimentan lo realizados como Nissargadatta y exclaman: "Ver a mí mismo en todos y a todos en mí mismo". O lo definen como "asencia de separación", y eso es verdaderamente LO QUE ES.

    Es realmente AMOR, UNIDAD, PERFECCIÓN!

    No hay nada desconocido, ni separado en ninguna parte, porque no hay ninguna parte!

    Sólo aparece esta ilusión y la seguimos, pero si la amamos, deja de aparecer, es parte del paisaje y ya!

    Un abrazo amiga Furia, gracias por compartir tus intentos de aproximanción a aquello que nunca se puede conocer, hasta serlo!

    ResponderEliminar
  7. Sí, cuando adjuntamos algún calificativo al ser, aunque sea "nadie", ya estamos objetivándolo. Quizá ese "nadie" sea un paso muy conveniente para eliminar al "alguien" y después... Silencio.
    Gracias, Furia, por apuntar siempre a la Verdad.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. (.......), pedón me sobran ......

    ResponderEliminar
  9. El universo con su movimiento y su solemne silencio es el espejo de sí mismo libre de la idea de estar comprendiendo nada.
    Muy bueno Furia ,un besote.

    ResponderEliminar
  10. Shhhhhhh, si hablas lo pierdes.
    Gracias por compartir esto que resuena aquí y allá, por todos lados

    ResponderEliminar
  11. Queda en la nada

    Siempre me dejas Kao amiga

    feliz reencuentro

    ResponderEliminar
  12. Vamos desde el silencio hacia el silencio, Joy. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  13. Hola, Victoria. Un poema de Vita Preziosa para ti:


    Aquí la pescadilla que se muerde
    la cola es el instante. Si lo buscas,
    verás que se resbala de sus propios
    dedos líquidos. Esta es la locura
    de quien finge ser dios por separado
    del dios que siempre ha sido. La desnuda
    verdad en esta feria de ilusiones
    es el instante de la tierra pura.
    No preguntes qué es y no lo busques:
    eres tú la respuesta a tu pregunta.
    El instante no puede ser tocado.
    Si lo inquieres carece de figura:
    sólo puedes mirarlo si te mira.
    Esta es el alma de la tierra pura.

    Un abrazo grandote…

    ResponderEliminar
  14. Sí, Delia, la zona de lo impersonal, es la plenitud que está esperando por nosotros, la totalidad del ser. Gracias a vos por tu visita y tu comentario. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Ni conocedor ni objeto conocido, así es, Aviló. Y sin embargo, no pasa nada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Para Gorka, un abrazo cósmico y un poema de Vita Preziosa, titulado “Una Invitación”:


    Lo conocido y lo desconocido
    se confunden el uno con el otro
    muy fácilmente. Dime tú quién eres
    y lo podrás sentir sin saber cómo.


    Lo que puede ponerse del revés
    vacila entre las sombras y los gozos.
    Pero no es fácil discernir si el viento
    viene o se va. Y así pasa con todo.


    Mira al silencio. Míralo de frente
    y encontrarás, mirándote, su ojo.
    Puedes decir que sí, que lo conoces;


    o que no, poco importa de qué modo
    lo quieras mencionar: nunca se sabe
    si está dentro o está fuera de todo

    ResponderEliminar
  17. Así es, Willy. Lo conocido y lo desconocido están en el mundo de la manifestación. Pero lo que nunca se puede conocer, eso es lo que es. Y eso es lo que soy.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. En concordancia con tu comentario, José Manuel, yo diría que “ser nadie” es la zambullida. Y luego ya estamos en el agua de “Simplemente Ser”. Ahí, sólo nos queda nadar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Para Santosham, otro poema de Vita Preziosa:

    Cuando el concepto queda diluido,
    antes ya de nacer estás en casa.
    Las cosas aparecen en el mismo
    instante en que también desaparecen.
    No es posible soltarlas ni atraparlas:
    la sorpresa no acaba de empezar
    y el sueño tiene cara de real.
    ¿Cómo hace la vida para estar
    en todas partes y también ninguna?
    Vivir es la respuesta de la vida…

    ResponderEliminar
  20. Hola, Nanako: “El espejo de sí mismo, libre de la idea de estar comprendiendo nada”.
    Una descripción detonante.
    La atención volcada sobre sí misma.
    Un besote…

    ResponderEliminar
  21. Arianna, querida: me alegra este reencuentro. Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Che, me estoy olvidando de “La Cuchara no Existe”, mi amigo Andrés Wu Wei.
    Cuando el niño le dice a Neo que “la cuchara no existe”, no sólo está cumpliendo con su parte en el escenario de la película “Matrix”, sino también mostrando cómo, de diversas maneras, se está inaugurando un lenguaje nuevo para hablar de lo innombrable. Yo digo “lenguaje nuevo”, pero es el viejo lenguaje del arte.
    Todo es conciencia, todo es vida. Así como la vida consiste en dar la vida, la conciencia consiste en crear conciencia.
    La conexión de la única mirada no se pierde.
    Un abrazo, Andrés.

    ResponderEliminar
  23. Que honor ser llamado así!!
    A danzar que Lilah el juego divino se trata simplemente de eso, jugar =)

    ResponderEliminar