domingo, 25 de abril de 2010

Un solo gramo


Un solo gramo de imaginación
y has conseguido ya tu propia selva
donde perderte. Vagas por senderos
que no existen. Tropiezas con raíces
que están ahí para nutrirte. Sueñas
que despiertas en medio de otro sueño.
Un solo gramo de imaginación
es lo que tienes para desechar.
En cuanto te desprendes de esa carga,
dejas de ser estorbo de ti mismo.
Entonces te descubres tal cual eres,
sin morir ni nacer, pleno de vida,
sin ser tú mismo, ser la vida plena.


------------------------------------------------------------


Extraído del libro "La Simpleza del Tao", de Furia del Lago - Editorial Ananda


Pintura: "Sin título", de Diana Doctorovich (argentina-brasileña)
dianadoctorovich.blogspot.com

20 comentarios:

  1. La imaginación al poder, querida Furia!

    Y mejor que esté al servicio de la Conciencia, para ayudarnos a desaprender, a eliminar capas de cebolla y quedarnos en pura desnudez.

    Estupendos tus extractos, amiga mía, y preciosa la pintura elegida... llena de vitalidad!

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Furia
    que poco necesitamos para perdernos por vericuetos sin salida, buscando no se que aventuras que al final no te conducen a ningún sitio
    Qué buscas si ya todo lo tienes? me pregunto y me respondo

    Estupenda tu entrada, recibe un fuerte abrazo

    por cierto lo de Furia del Lago a qué se debe?
    Gracias, tenia ganas de preguntártelo

    ResponderEliminar
  3. Qué sería de la humanidad sin la imaginación ya que "todo" es imaginación.
    Adhiero al comentario de Joy que dice: mejor que esté la servicio de la Conciencia.
    Pero, ¿lo habremos imaginado todo?.
    Gracias Furia por tu entrada, esa poésía que nos da tanta luz.
    Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Furia,
    nuevamente la belleza al servicio del conocimiento verdadero.
    Ese gramo de imaginación me ha recordado al "vagar errante por el mundo" que decía tan a menudo Sri Bhagavan.
    Por cierto, Furia, hace días que quiero preguntarte, esos libros de editorial ananda ¿se pueden conseguir? Gracias.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Sí, Furia, esta mañana necesitaba leer tu poema, en concreto esta frase: "En cuanto te desprendes de esa carga, dejas de ser estorbo de ti mismo." pues hay días que parece que arrastres una montaña a tu espalda.
    Gracias y un abrazo ligero como una pluma! :)

    ResponderEliminar
  6. Sin ser la vida plena
    te inventas un avismo.
    Sólo encontrarás final
    si inventas un principio.
    Y así, de puro idiota,
    te aferras a una vida imaginada,
    jugando a las escondidas con ti mismo.

    ResponderEliminar
  7. Furia, que bien, dejar de ser estorbo para uno mismo, es la principal piedra que cargamos en la espalda, gracias por estas reflexiones que inspiran un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  8. Hola furia Que lindo poema.
    Que bueno que pudiéramos por un rato separarnos de nuestra imaginación y vernos desde otro lado. Vivos, no con la mente ocupada, entusiastas de descubrirnos en medio de la vida.

    ResponderEliminar
  9. La imaginación al poder, Joy. Mostrándose como ilusión para no confundir al ilusorio personaje que nos quiere usurpar.
    Un abrazo grandote.

    ResponderEliminar
  10. ¿Qué buscas si ya todo lo tienes?, te preguntas y te respondes, Arianna. Qué velocidad. Así da gusto. La visión directa. Con esa furia mansa que reposa en el lago de la contemplación.
    Un solo abrazo fuerte entre las dos.

    ResponderEliminar
  11. Hola, José Manuel. Sí, el poema es una broma. Apenas abrimos la boca ya estamos en la selva imaginaria.
    En cuanto a tu pregunta, ya te diré por mail cómo conseguir “Ananda” (otra broma).

    ResponderEliminar
  12. Hola, Zanara. Los clásicos españoles le ponían música a los versos y así se inventaban los mantras castellanos. De esa manera, el pueblo los decía y repetía como refranes o frases de moda, muchas veces sin saber de dónde venían. Por ejemplo: “Que toda la vida es sueño/y los sueños, sueños son” (Calderón de la Barca).
    Aquí en la Argentina ocurre algo semejante con el gaucho Martín Fierro, de José Hernández, del que todos conocen alguna que otra estrofa y las sueltan en los lugares menos pensados (sobre todo en el Parlamento).
    En Oriente, los poetas como Rumi, Kabir, Hafiz, Tagore y tantos otros usaban los versos como vehículos de meditación. Los chinos tuvieron, sobre todo en la Dinastía Tang, poetas exquisitos. Un verso de Kung Tien: “El amor no precisa del amor”. Te queda grabado y te lleva bien a lo profundo, ¿no es cierto?
    En el fondo, los poemas no tienen dueño. Están hechos por una inteligencia impersonal que los derrama por cualquier parte y se deleita cuando aparece alguien (en este caso una tal Zanara) que dice: “Esto es justo lo que yo necesitaba oír”. Gracias por el regalo, amiga querida. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola, Anónimo.
    "La mente crea el abismo
    el corazón lo atraviesa"
    (Nissargadatta Maharaj)

    ResponderEliminar
  14. Hola, Queoquina. El peso de la imaginación puede ser mayor de lo que imaginamos, valga la paradoja.
    Gracias por tu visita. Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Si, Nanako. Vernos vivos, no con la mente ocupada. Un besoto

    ResponderEliminar
  16. Hola, Paula, te he pasado por un costado pero aquí estoy. Hay que tener mucha imaginación para poner la imaginación al servicio de la conciencia. Sobre todo, porque la conciencia sólo te paga con más conciencia. Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Me ha gustado tu comentario a Zanara. Dice Manuel Machado:
    "Hasta que el pueblo las canta,
    las coplas, coplas no son,
    y, cuando las canta el pueblo,
    ya nadie sabe el autor."
    Me apunto a lo que te pide José Manuel.

    ResponderEliminar
  18. Qué bien, lo de Manuel Machado. Si la poesía se hace popular, es leída por todos. De ahí, un solo paso hasta llegar a Leautreamont: "La poesía puede ser escrita por todos".
    Por mail contesto a tu pedido.

    ResponderEliminar
  19. Hola Furia:

    Sólo un gramo basta para retenernos en el sueño, la frondosidad de la imaginación no es más que aire inflando la burbuja; parece fácil desvanecerla, qué nos detiene?...sólo el poder que le damos a la mente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Qué buena imagen, Delia: la frondosidad de la imaginación no es más que aire inflando la burbuja. ¿Para qué darle tanto poder, no es cierto?
    Gracias por tu visita. Un abrazo.

    ResponderEliminar