sábado, 16 de octubre de 2010

¿Qué Soy Yo?




Para el maestro Advaita, todas las búsquedas y todas las ciencias se detienen al llegar al “yo”.
Por ejemplo, Juana López va a visitar a Gurú Sánchez y le dice: “Quiero saber qué es la vida, qué es el mundo y qué estoy haciendo aquí”.
Gurú Sánchez le responde: “Primero averigüe qué es ese yo que hace la pregunta. Lo demás vendrá por añadidura”.



Juana López se retira del Taller de Meditación de Gurú Sánchez, toma un ómnibus en la esquina y emprende el regreso a su casa. Mientras viaja, saca una pequeña libreta del bolsillo de su abrigo, una lapicera y anota: “¿Quién es esto que quiere saber?”
Y debajo, anota:
“Yo sé perfectamente quién soy: soy alguien que no sabe quién es. Ja. Simpleza pura, ¿no?”



Pero al repasar la charla con Gurú Sánchez, recuerda que él le ha preguntado “qué” es ese yo que hace la pregunta. No “quién” es.
Cuando se pregunta qué soy, estoy dando por sentado que soy un objeto. Y cuando se pregunta quién soy, estoy dando por sentado que soy un sujeto.
Pero, en definitiva, ¿qué es lo que soy?
Respuesta: no soy objeto ni sujeto. Ambas cosas son conceptos, ideas que surgen de algún pozo lleno de ideas. Y ese pozo lleno de ideas (la sociedad, la cultura, la educación), es nada más que una idea que las engloba todas. ¿Cuál es esa idea?: “yo”.



En otra charla con Gurú Sánchez, el maestro le dice: “Los pensamientos van y vienen. No haga nada con ellos. Simplemente, mantenga en usted misma la pregunta: ¿a quién le ha venido este pensamiento? No salga de ese lugar. Manténgase en la fuente de todos los pensamientos y podrá ver”.



Juana López - Cuando pregunto a quién le ha venido este pensamiento, estoy dando por sentado que hay un yo, alguien, un sujeto a quien le surgen los pensamientos.
Gurú Sánchez - Así es. Ese pensamiento, el yo, es la madre de todos los pensamientos.
JL - ¿Y qué pasa si dejo de pensar?
GS - Pruebe, a ver.




Anotación en la libreta de Juana: “En realidad, todos los pensamientos inventan al yo. En cuanto desaparecen los pensamientos, desaparece el yo. ¿Qué es lo que queda? El Ser en toda su plenitud. Simplemente ser”.

*********************************************************


Extraído del libro "Simplemente Ser", de Furia del Lago - Editorial Ananda







23 comentarios:

  1. Tan simple como eso y tan difícil que parece.



    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Cuando desaparecen los pensamientos, conectamos con la fuente; con la energía universal, que fluye por todos estos cuerpos-mente y objetos del mundo... y que siempre ES.

    Gracias Furia por las conversaciones entre Juana López y Guru Sanchez!!.

    ResponderEliminar
  3. Saludos cordiales.
    Furia del Lago.

    ¡Muy buen entrada!

    Faltaría identificar plenamente al "yo" en los 49 niveles de la mente.

    Atentamente
    Erick Bojorque

    ResponderEliminar
  4. Erick,

    49 niveles de mente tiene mi yo-ego?. Uffffff.... que lío... Quien quiere identificar esos 49 niveles?.

    Un abrazo!!.

    ResponderEliminar
  5. Buena discípula Juana López, en su libreta indagadora ha llegado pronto a la raíz y, por tanto, a la fuente.
    Simplemente ser. Todo queda dicho ahí.
    Un abrazo Furia!

    ResponderEliminar
  6. soy alguien que no sabe quién es.... muy bueno,
    eso me pasa a menudo que no se quien soy, me divierte pensarlo, hasta darme cuenta de que SOY

    Este fin de semana fuí ( y soy)canalizadora de energía, no era yo, éramos UNO

    Un fuerte abrazo con mucha energía, querida Furia

    ResponderEliminar
  7. Bien por Juana! Le ha dado la vuelta y resulta que es verdad por las dos caras!!!
    Siempre sorprendente, querida Furia!

    ResponderEliminar
  8. comparto inquietud con el gurusazo Sanchez.
    Lo escriba en minúsculas, lo escriba en mayúsculas... la única cuestión siempre se basa en ese YO, yo, o como sutilmente queramos identificar a ese "sujeto"...da igual

    gracias y saludos varios a Doña Juana (que tiene mucho para anotar, a este paso)y al Sr Sanchez (¿que pasa de dejo de pensar?:
    ---Pruebe a ver... grande maestro!!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Buenísimo texto!
    El sujeto y el objeto surgen y se hunden juntos, y lo que queda como consciencia, no es yo, sino el YO REAL.

    Muy buena la idea de hacerlo entretenido, porque no importa cómo, es la enseñanza la que se abre paso!

    Namasté Amiga en el Ser!

    ResponderEliminar
  10. Fulminado al yo-historiapersonal-ego, sólo queda el diamante en bruto, puro, es decir el YO REAL, Conciencia eterna... Esto es en lo que hay que incidir y no olvidar con disciplina.

    Gracias a todas vuestras almas compasivas!!.

    ResponderEliminar
  11. ¿Ahora Ramana se llama Guru Sanchez?

    Menudo cachondeo.

    ResponderEliminar
  12. Muchisimas gracias por visitar a Rumi en espanol.
    Y gracias por tu blog. Saludos!

    ResponderEliminar
  13. Sí, la simpleza se nos presenta como difícil, de tan difíciles que nos hemos vuelto. Gracias, Olga y Carles, por la visita.

    ResponderEliminar
  14. Ja, 49 niveles, el súmmum de la simpleza, Erik. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Simplemente ser, José Manuel. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Saber que ignoro qué es lo que soy. Bravo, Arianna. Un abrazo, querida.

    ResponderEliminar
  17. Así es Zanara, las dos caras cantan victoria. Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Sí, Ganapati. Dice Vita Preziosa: “Crear conciencia es el arte. No existe ninguna otra finalidad en la vida, ni tampoco ningún otro motivo. La conciencia crea el arte para que el arte pueda crear conciencia”.

    ResponderEliminar
  19. La disciplina del despojo nos quita de encima todo lo que tapa al diamante. Un abrazo, Gorka.

    ResponderEliminar
  20. Anónimo: Las jerarquías son caminos, pero los caminos no conducen a ninguna parte.

    ResponderEliminar
  21. Gracias a ti, Héctor. Y gracias por Rumi.

    ResponderEliminar