domingo, 10 de julio de 2011

El Cielo Imperturbable




LITO PICAPIEDRA – Dicen que hay una puerta que nos permite ingresar en el Infinito.
GURÚ SÁNCHEZ – Si hubiera una puerta, ¿estaría fuera o dentro del Infinito?
LP – Ajá, es una pregunta con trampa…
GS – Ya sé, ya sé, viene con trampa. No puede haber nada dentro del Infinito, porque eso significaría que pudiese haber algo afuera y que lo tenemos dividido en dos. Es sólo una manera de mostrarte que no necesitas abrir ninguna puerta para estar donde ya estás y para ser quien eres.
LP – Pero, entonces, estamos suponiendo que yo soy el Infinito.
GS – Si eres, no puedes ser algo separado del Ser.
LP – Entonces, ¿por qué existen quienes dictan ejercicios y maniobras para lograr el estado original del Ser?
GS – No hay tal cosa. Sólo son nubes que aparecen para mostrarte que el cielo es imperturbable.
LP - ¿Para qué meditar, entonces?
GS – Meditar suele concebirse como un medio para un fin. La finalidad sería estar presente. Así que te empeñas en meditar y te empeñas en estar presente. Hasta que descubres que ya eres el presente. Por lo tanto, el fin no es algo diferente del medio. El medio para llegar al presente es el presente mismo.
LP – El presente es la otra orilla, el presente es el puente, el presente es esta orilla.
GS – Esto es meditar.


------------------------------------

Extraído del libro "La Estrategia del Amor", de Furia del Lago - Editorial Ananda

4 comentarios:

  1. Sin espíritu de provecho... Eso es meditar...

    _()_

    ResponderEliminar
  2. Gracias, muy inspirador. Música divina (aunque impulsada mediante la apariencia de letras, en lugar de sonidos).

    ResponderEliminar
  3. Presente = infinito = ser; distintos conceptos para una misma realidad.

    Gracias Furia, se echaba de menos esta música divina que dice Toni.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  4. Están los que ignoran "Ser" el "Presente", y los que ignoran que ignoran Ser el "Presente"......

    Entre los que ignoran "Ser" el "Presente" están los que ignoran que ignoran a los que ignoran "Ser" el presente, ignorando doblemente su ignoracion.

    Mientras que los que ignoran que ignoran "Ser" el presente no pueden ignorar al que ignora "Ser" el "Presente", ignoran que carecen de ignoracia.

    Ignorar que se carece de ignoracia es el Espiritu

    Juan_Ma_Al_You_T.

    ResponderEliminar