sábado, 14 de mayo de 2011

Astilla Seca




Cuando se dice que el amor es todo lo que hay, eso no suele pasar de una frase hecha, cuya médula es inalcanzable para la mayoría. A poco de razonar, cualquiera puede venir a decirnos: “Si el amor es todo lo que hay, entonces, ¿por qué existen los dictadores o los asesinos en serie?” Y esto, usando la lógica, parece muy difícil de rebatir.
Lo que cuesta comprender es que el amor no es personal. No es una persona buena que se porta bien con otras personas. El amor es una fuerza única que está moviendo todo, absolutamente todo. Es la fuente que está produciendo todos los fenómenos. Es la vida entregando la vida.
Si lo miramos con espíritu cuántico y en detalle, la vida es nada más que este momento. La paradoja viviente. Porque este momento que pasa es el momento que se queda. Nace y muere al mismo tiempo. Pues bien, la vida es eso: lo que está más allá de muerte y nacimiento.
Hay quienes piensan que la vida es el opuesto de la muerte. No es así. La vida no está en el juego de los opuestos y así se mantiene inmutable. La vida está más allá de la muerte y más allá del nacimiento. Por eso es que la vida consiste en dar la vida. Está hecha de amor puro.
En medio de este escenario que desborda toda definición, aparece una persona cualquiera entrenada como si fuera una “máquina de conseguir”, es decir, hipnotizada por su propio espejo, por el ego. Esta persona quiere conseguir algo para sí misma. “Yo quiero amor pero para mí, un amor personal, exclusivo, diferente”. Así van al océano del amor con un balde, sacan de allí un poco de amor y se lo llevan a su casa. Resultado: un balde del océano no es el océano.
Es probable que a esta persona, luego de esforzarse por conseguir amor a toda costa, se le aparezca alguien para decirle: “Estás perdiendo el tiempo y la energía. El amor es todo lo que hay, ¿a dónde quieres ir a buscarlo?”
Un simple vistazo a la situación y aparece la grandeza del océano. “Yo sólo quería un balde, no el océano entero” (dice alguien). Y bueno, es lo que hay. El amor es todo lo que hay, ya te lo hemos dicho.
“Es que yo no quiero dar la vida”, se queja el ego. Respuesta: te guste o no, estás dando la vida. Todo es así, la totalidad de esta presencia ineludible nos proclama: la vida consiste en dar la vida.
Pongámonos bajo examen. El amor es todo lo que hay. En tal sentido puede asegurarse una cosa: no hay elección. El famoso libre albedrío no cuenta. Puedes sufrirlo o gozarlo, pero ni siquiera eso depende de ti. Cuando quieres manipular al amor, estás suponiendo que eres algo separado del amor. Y si eres algo separado del fuego, el fuego te quemará. Por supuesto, se trata de una ilusión, no hay nada separado de este fuego del amor. Pero en ese mismo mundo de la ilusión, sentirás cómo te quema. Cuando te desprendes de toda ilusión, entonces descubres que eres el mismo fuego del amor. Entonces, brillas con la hoguera misma de este momento que llamamos amor. Y en este fuego que eres, te quemas. Pero no lo sufres. Ni siquiera lo gozas. Eres el fuego mismo del amor, así que ya no importa que te estés quemando, que estés dando la vida.
Este es el amor desplegado como sabiduría: la vida consiste en dar la vida. Los antiguos han querido transmitirnos esto. A ellos se les llama iluminados. Pero ellos aclaran: yo no poseo nada distinto de lo que usted posee. ¿Entonces, en qué consiste esa iluminación?
Todos estamos dando la vida. La persona que quiere separarse de la vida, se resiste a darla, de una o de otra manera, pero sobre todo pensando en cómo negarse a la entrega. En cambio, la persona que ya no se quiere sentir separada, entrega su vida de mil amores. A eso se le llama iluminación: das la vida completamente y a sabiendas, sin la menor resistencia. Ya no eres una astilla mojada que se resiste al gran fuego de la vida. No. Ya eres el fuego mismo de la vida.

---------
Extraído del libro "Costumbre de Perder la Costumbre", de Furia del Lago - Editorial Ananda

10 comentarios:

  1. El amor es todo lo que hay y la vida es esto lo que te sucede...y no hay opción, si que es un golpe duro para el ego!
    Un abrazo querida Furia.

    ResponderEliminar
  2. Astilla seca quemándose en su propio fuego; sin dolor, sin sufrimiento...
    Ese fuego de la Vida sólo reduce a cenizas lo que es pura ilusión...
    Gracias Furia!! Un abrazo cósmico!!

    ResponderEliminar
  3. Querida Furia.
    Bellísimo texto nos dejas.
    Ya no quiero más resistencias, ya quiero ser fuego.
    Bonito fin de semana para tí.
    Un abrazo
    Silvia

    ResponderEliminar
  4. Cuando se dice que el amor es una fuerza única que está moviendo todo, absolutamente todo. Es la fuente que está produciendo todos los fenómenos. Es la vida entregando la vida. Eso no suele pasar de una frase hecha, cuya médula es inalcanzable para la mayoría.

    Espíritu quántico ?

    Es que yo no estoy iluminado. Lo siento.

    Juan_Ma

    ResponderEliminar
  5. GENIA! MAESTRAAA!!! IDOLAAA!! TE AMOOO!!!

    Entregar la vida es ILUMINARSE!

    Sri Ramana: Renuncia a la vida y VIVIRÁS!

    El Amor es la clave y a la vez, la trampa!

    Si lo tomas con superficialidad, puede perderte, si lo asumes con seriedad, es tu pase a la profundidad de la vida, a descubrir el significado la verdadera existencia, de la eternidad que vive en el ahora, de la espiritualidad, de la presencia inmutable de la conciencia, de la UNIDAD!

    Gracias Furia por este extracto tan inspirado que me hace sentir un poco menos solo, aunque no menos loco!

    Un abrazo en el Amor que es la única fuerza que no fuerza a nadie, porque ya está en TODOS!

    ResponderEliminar
  6. Sí, eso de que el amor no es personal es difícil de comprender porque nos consideramos personas y no la vida misma que, evidentemente, es impersonal.
    Gracias Furia, muy ilustrativa la "astilla mojada" (o seca).
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Hola mi querida Furia:

    El amor es todo lo que hay, claro que también existe el mal pero es tu elección elegir el amor.
    Un beso grandote para vos .

    ResponderEliminar
  8. ...En cambio, la persona que ya no se quiere sentir separada, entrega su vida de mil amores. A eso se le llama iluminación: das la vida completamente y a sabiendas, sin la menor resistencia. Ya no eres una astilla mojada que se resiste al gran fuego de la vida. No. Ya eres el fuego mismo de la vida.
    Gracias amiga por este excelente post.Un abrazo desde el alma!

    ResponderEliminar
  9. Como siempre todo un gustazo pasarme por aqui.
    Y si... es así de clarita la cosa

    cariños de aqui para allí

    ResponderEliminar
  10. Por la vida, por el amor, por quien lo entiende, y por quien no lo entiende; entreguémonos al flujo del Amor, ardamos como esa astilla.

    Gracias Furia.

    ResponderEliminar