miércoles, 27 de abril de 2011

Paisaje del Silencio





En el paisaje del silencio, el observador se vuelve consciente de que forma parte de lo observado. En otras palabras: el observador y lo observado son el mismo ser. La separación entre objeto y sujeto se muestra como ficticia. Y si no hay separación, ¿qué es lo que soy yo? Nada que se pueda definir. Soy ser. No sujeto ni objeto, no alguien en especial, ni tampoco algo. Simplemente ser.

14 comentarios:

  1. En el paisaje del silencio todo "encaja". Y sólo hay UNO. El mismo SER.

    Gracias, amiga!

    ResponderEliminar
  2. La no separación, la no-dualidad que los seres humanos describimos conceptualmente (de mil maneras) pero que la podemos vivir experencialmente en ausencia de ignorancia, cuando nos nos creemos ser algo percibido.
    Perfecto ese "paisaje del silencio".
    Gracias Furia, un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Coincido con Gorka, al silencio no llegan ni el observador ni lo observado, porque no llega la dualidad.

    La gente se asusta con los pares de vacío-plenitud, etc., pero lo UNO trasciende y por lo tanto incluye la nada y el todo.

    Donde nada se diferencia, todo es UNO!

    Y para no faltar a mi consigna, el AMOR verdadero es UNO que trasciende el pensamiento, la observación y sus pares de opuestos, o sea, es igual al Silencio del que hablan los Maestros.

    Gracias Furia, muy inspirador tu párrafo y movilizador sobre todo!

    Un abrazo en el Amor eterno que es el verdadero Conocimiento Silencioso!

    ResponderEliminar
  4. En el paisaje del silencio.....

    ?

    En el reino del No_Saber......

    ?

    Maldita sea mi estampa..., que te apuestas que abajo no esta la camioneta....

    Juan_Ma

    ResponderEliminar
  5. Nada. Nadie. Silencio. Todo. Vacuidad. Potencialidad.

    Maldita sea mi estampa..., que te apuestas que abajo no esta la camioneta.... jajajaja (Qué bueno Juan_Ma)

    Un abrazo Furia!

    ResponderEliminar
  6. Bendito "agujero negro", el silencio, que todo lo absorbe dejando la más limpia y vacía vacuidad...


    Gracias Furia.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por compartir este paisaje, José Manuel. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Willy. El amor es todo lo que hay. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Ja, ja, así es, Juan Ma. En cuanto aparece la idea del futuro, se descubre que la idea misma es pre-ocupación. Ya sabemos que, tarde o temprano, el paracaídas dejará de funcionar. Algunos inventan una vida en el más allá, otros hacen chistes con el caso. Mientras tanto, como dicen los locutores de radio, seguimos en el aire…

    ResponderEliminar
  10. El silencio se transmite de inmediato, Victoria, aunque estemos a miles de kilómetros de distancia, sencillamente porque no hay más que un solo silencio. (“Y eso eres tú”, Nisargadatta Maharaj).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Bendito sea el abrazo del silencio, Tina, en el que tú y yo somos unidad.

    ResponderEliminar
  12. Bendito sea el abrazo del silencio, Tina, en el que tú y yo somos unidad.

    ResponderEliminar